6 de febrero de 2014 / 07:32 p.m.

Monterrey.- En medio de esta vorágine, nacieron las barras Libres y Lokos y La Adicción, esto bajo modelos importados de las hinchadas europeas y sudamericanas.

Pero cabe destacar que pocos saben que entre la fundación de ambas, sólo hay 7 días de diferencia, ya que la barra de la Adicción, Monterrey, surgió el 24 de octubre de 1998 e inició con15 personas.

En cambio la de los Libres y Lokos, Tigres, fue un 31 de octubre de 1998 y también inició con 15 personas

Hoy, ambas hinchadas reúnen miles de adeptos, y a la par de ello, su nivel de organización y violencia ha escalado.

Teresa Celestino Rodríguez, socióloga e investigadora, estudia el campo desde hace 8 años a ambos grupos, ha publicado al respecto, con el ánimo de desmitificar a las barras bravas.

Es decir, a diferencia de Europa y Sudamérica, la radicalización de las aficiones locales tiene su origen en la violencia contextual del país, la cual trasladan de sus colonias a las gradas de los estadios.

El mismo sentido de pertenencia, que te obliga a defender un territorio o colores, está detonando la violencia en el futbol y así se entienden ataques como el ocurrido al término del clásico 102, que dejó malherido a un aficionado Tigre.

Aunque la referencia hacia las barras sudamericanas es indudable, Santiago Fourcade, periodista argentino, advierte que la distancia entre unas y otras es abismal, pues no existen nexos con políticos ni jefes policíacos que les permitan actuar a sus anchas.

Hoy el chiquitibum ya no es la porra por excelencia, ya que los insultos y las amenazas han desplazado a esta arenga.

La "argentinizacion" está en marcha, por que a nivel nacional han existido intentos por erradicar estos grupos organizados del futbol, pero los especialistas lo ven improbable.

Luis García