16 de diciembre de 2014 / 02:11 p.m.

Monterrey.- La instalación de la planta de Kia Motors en el municipio de Pesquería va más allá de una cifra millonaria que ayuda a superar metas estatales en el rubro de inversión extranjera directa al estado.

En realidad, la penetración es mayor. Para la empresa coreana, Nuevo León representa un punto estratégico en sus operaciones para el continente americano. Por primera vez desde que se anunció la mega inversión, que rebasará los  dos mil millones de dólares, las cabezas de Kia Motors hablan al respecto.

"En primer lugar, Kia espera exportar los automóviles producidos no sólo a las partes de México, sino a toda América. Segundo, a diferencia de nuestras otras plantas en el extranjero, la de México será el centro de la producción en América", dijo JiMyeon Song, director general de Producción de Kia Motors.

La construcción en el terreno de 533 hectáreas que albergará la planta avanza confirma al plan de obra, y se espera que esta reposicione a la entidad en el escenario nacional e internacional de la industria automotriz.

No obstante, detrás de la inversión fue necesario un trabajo de escritorio y diplomacia que convenciera a los coreanos.

Kia Motors analizaba su baraja de opciones para trasladar su producción. El propio gobernador Rodrigo Medina tuvo que viajar al país asiático a las negociaciones. El Presidente Enrique Peña Nieto y el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, reforzaron la candidatura local.

"En la planeación del proyecto tuvimos la oportunidad de revisar varias regiones, y consideramos que Nuevo León tiene el mejor ambiente de negocios para la inversión.

"Nos decidimos por Nuevo León en razón de su capital humano capacitado, beneficios geográficos, infraestructura logística y sobre todo, el gran interés y apoyo que nos ha mostrado su Gobierno del Estado", detalló JiMyeon Song.

Un último factor que Kia Motors sopesó antes de concretar su arribo a Pesquería fue el aspecto de seguridad. Tras años difíciles, este dejó de ahuyentar a los inversionistas, según reconoció el propio directivo de la empresa automotriz.

"Consideramos que Nuevo León es un estado seguro y tal circunstancia hizo que este fuera el estado indicado para la inversión, además de que obviamente el Gobierno de Nuevo León nos ha dado su palabra de que tendremos su total apoyo para contar con la máxima seguridad", explicó le directivo.

Hoy, la realidad es que Kia Motors iniciará operaciones a mediados del 2016, con la producción de 100 mil unidades durante el primer año, que crecerán hasta 300 mil en los años siguientes e incluso más si la demanda así lo marcara.

Song estimó que se generarán 10 mil empleos entre directos e indirectos, que serán ocupados en su totalidad por trabajadores mexicanos, especialmente de Nuevo León.

El Gobierno estatal luce optimista sobre el destino de esos empleos. Rolando Zubirán, secretario de Desarrollo Económico, sostuvo que un elevado porcentaje de los empleados en la planta será mano de obra local, que ya cuenta con experiencia.

Además, el efecto Corea podría ayudar a que otras empresas automotrices volteen a Nuevo León. En tanto, la derrama que generará la planta Pesquería sin duda excederá los pronósticos y convertirá a este municipio en polo de atracción.

FOTO: Especial

LUIS GARCÍA