ZYNTIA VANEGAS
26 de diciembre de 2016 / 04:19 p.m.

MONTERREY.- Los altos índices de contaminación en el área metropolitana se convirtieron en un tema polémico durante este 2016.

Más allá de ser un problema de salud, desde los primeros meses del año, el Gobierno estatal pretendió implementar la verificación vehicular para disminuir los índices de contaminantes, sin embargo los ciudadanos exigieron dar prioridad al tema de las pedreras. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, Monterrey ocupa el primer lugar en contaminación, seguido por la Ciudad de México y Guadalajara.

En el mes de Mayo el Secretario de Desarrollo Sustentable, Roberto Russildi, señaló que anualmente el área metropolitana suma 785 mil toneladas de contaminación en el aire, de las cuales las pedreras comprenden poco menos del 10 por ciento; caso contrario al de los vehículos, que de acuerdo al funcionario, provocan la mitad de las emisiones.

Pese a ello, mencionó que se estaba negociando la salida de las pedreras pero no dijo cuándo.

Esto causó la molestia de los habitantes de Santa Catarina que se han visto afectados durante años con problemas respiratorios, en la piel y hasta cuarteaduras en sus domicilios.

Desesperados, acudieron al Congreso con pancartas para pedir fecha de retiro, impulsados por el Diputado Sergio Pérez quien durante años mantuvo la lucha por esta causa.

“Fuera las pedreras que ya nos den fechas que no nos digan que las van a quitar sino cuando.

“Mire andamos todas dañadas de la calle, es más que se vaya un día él para que vea”.

En distintas ocasiones telediario acudió a diversas colonias como San Gilberto o Lomas del Poniente para recabar testimonios de la situación que enfrentan los habitantes.

“Mi hijo está muy enfermo a causa de eso de las pedreras, mi esposo tiene sinusitis mis nietos tienen bronquillos, el pediatra dijo que todo el sector tenia”, dijo una ciudadana de dicho municipio.

El alcalde de Santa Catarina, Héctor Castillo solicitó al gobierno atender el tema de las pedreras y aplicar la ley, al ser el Estado el único que tiene la competencia de regular o cerrar estos espacios.

“Lo que se comentó ahorita verlo por escrito para ver la clausura y reubicación, sabemos que son fuentes de empleo para Santa Catarina”, dijo Héctor Castillo.

Fue el 13 de octubre cuando el gobernador Jaime Rodríguez Calderón rindió su primer informe de gobierno, instruyó a suspender este tipo de empresas por los altos índices de contaminación que provocan.

“Reconociendo que una de las principales afectaciones a la calidad del aire proviene de estas empresas en este momento instruyo al Secretario de Desarrollo Sustentable aquí presente a que realice una visita a estos establecimientos y suspenda las actividades generadoras de contaminación en todas sus ubicaciones dentro del estado”, dijo el Gobernador de Nuevo León.

Días después fueron suspendidas 26 pedreras por rebasar los límites máximos de contaminantes pero todo quedó en un show mediático, porque 15 días después reanudaron operaciones, según informó el propio Roberto Russildi, secretario de Desarrollo Sustentable.

Para este 2016, la propuesta para la verificación vehicular en Nuevo León fue rechazada por los diputados, luego de ser considerado un impuesto poco justificado, recaudatorio y con reglas de operación poco claras.

Sin embargo, la contaminación de este año, también estuvo presente en uno de los parajes de Nuevo León, el Paseo Santa Lucia, al detectarse descuidado y en abandono por el Gobierno del Estado.

El agua del cauce lució verde con animales muertos flotando y las paredes llenas de lama, esto a falta de los químicos para darle mantenimiento según versión del director del Parque.

Aunque esta versión se contradijo con documentos en telediario donde se comprobó que el gobierno hizo pagos en dos meses de más de 700 mil pesos a la empresa que le vende el químico.

Un científico el Doctor Manuel Torres, jefe del departamento de Ecología de la Facultad de Ciencias Biológicas, confirmó la sospecha de los vecinos al señalar que esto representa un riesgo, ya el color verde del agua también representa la acumulación de materia orgánica en el Santa Lucía, generando con esto la contaminación.

Pese a todas las evidencias el Gobernador Jaime Rodríguez minimizó el problema

“No se preocupen demasiado por eso el agua chocolatosa se filtra, es agua que se filtra y tenemos condiciones para eso no me parece un grave problema, el parque santa lucia estará bien, el agua se ensucia y el agua se puede limpiar”, dijo Rodríguez Calderón.

Por otro lado, a finales de Noviembre se acordó dejar fuera el tema de la verificación vehicular a particulares y transporte, luego de que los diputados coincidieran en que la verificación vehicular no afectará a nadie en el 2017.

Al día de hoy no hay una respuesta clara por parte de las autoridades estatales en cuanto al tema de la contaminación, las pedreras siguen operando y no existe fecha ni lugar para ser reubicadas y la verificación vehicular no fue aprobada.