MARILÚ OVIEDO
18 de mayo de 2015 / 09:22 a.m.

En un estado que presume tener los mejores servicios, en pleno 2015 aún hay carencias. Decenas de personas la están pasando mal por las promesas de los nuevos fraccionamientos y la indiferencia de autoridades.

"No salimos en el mapa, no estamos registrados en el INEGI, somos fantasmas porque no existimos en el mapa, (...) Es como regresar a 20 años atrás, la verdad no es avanzar, es irnos hacia atrás", denuncian los vecinos del fraccionamiento Villas del Jaral del municipio de El Carmen, en donde la constructora responsable es Javer.

"Es un fraccionamiento que está olvidado por las autoridades sanitarias, de salud de todo; y de seguridad porque hay robos en muchas casas y han golpeado personas y todo", aseguran los afectados.

Esta es la realidad de los habitantes de este sector, pero también la de cientos de nuevoleoneses que al adquirir una vivienda, el sueño que tenían se convierte en pesadilla.

Valentina tiene ocho meses de embarazo, aún no sabe qué hará el día que vaya a dar a luz, pues cerca de su colonia no hay hospitales.

"Hasta ahorita me estoy atendiendo en el centro de salud de las Malvinas y de hecho ya me dieron pase, pero hasta el Hospital Metropolitano. Se batalla mucho porque luego no quieren entrar porque dicen que está muy feo para acá y más si es de noche", señala la futura madre de familia.

Cerca del fraccionamiento se encuentra un basurero y deshuesadero, algo que representa un foco de infección.

"Nos prometieron un centro de salud, muchas cosas y nada han hecho, la huesera huele horrible y en las noches se viene un olor apestoso, que aunque cierres las ventanas huele horrible, las moscas no se van", asegura Miriam, otroa de las afectadas.

Al igual que en otros municipios en El Carmen carecen del transporte público; en el sector Villas del Jaral, Villas del Arco y El Jaral, sólo pasa una ruta para dar servicio a alrededor de nueve mil familias, reportaron los vecinos.

Además no hay luz en las calles, pues dicen que al no estar entregado el fraccionamiento, para el municipio, ellos no existen.

"Aún no está entregada. De hecho queremos sacar las credenciales de elector, pero no se puede porque aún no aparece y dicen ellos que hasta que no vendan el Fraccionamiento. No hay, hay que llevarlos a consultar hasta San Nicolás o Escobedo e ir batallando con ellos, no hay eco, no hay transporte, no todos contamos con carro, el camión se tarda un chorro y van muy llenos los transportes porque son para tres colonias", argumenta Verónica.

Cada día en Nuevo León se construyen decenas de viviendas, el problema es que muchas de ellas tan sólo tienen 3.5 metros de frente.

Aunado a una serie de carencias, las viviendas son pequeñas, pero eso sí, las venden como si fueran una maravilla. Los precios van desde los 230 mil pesos hasta los 300 mil.

"Todo se escucha, lo que el vecino hace lo escucho yo, lo que yo hago lo escucha él, las casas son pegadas, somos seis, somos cuatro hijos mi esposo y yo y si el vecino pone poquita música haz de cuenta que yo la tengo aquí, todo se escucha", menciona Jessica.