ORLANDO MALDONADO RODRÍGUEZ
22 de febrero de 2016 / 05:31 p.m.

Monterrey.- A casi cinco meses de haber arrancado la administración, Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León, lleva ocho renuncias de funcionarios, alegando motivos personales, de salud y pifias.

Las pifias fueron las primeras en remover de su cargo a Eduardo Santos, entonces director del DIF, y al Almirante Augusto Cruz Morales de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), ambos por no cumplir con los requisitos que marca la Ley.

Para muestra de ello y por orden cronológico se tiene que el 12 de octubre pasado Manuel González, secretario general de gobierno, anunció el cese de Eduardo Santos González de la dirección del DIF por no cumplir los 30 años de edad que la Ley exige.

En esa ocasión, más temprano, el diputado local Gabriel Tláloc Cantú denunció en tribuna del Congreso local que el entonces director del DIF no reunía los requisitos para el cargo, al tener 29 años de edad cumplidos.

Dos días después, el 14 de octubre, el Almirante Augusto Cruz Morales fue cesado como director de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), ya que de igual forma no cumplía los requisitos que marca la Ley debido a que exige sea un Licenciado en Derecho quien ocupe el cargo, y el Almirante es Licenciado en Ciencias Navales, dicha situación propició a que el procurador Roberto Flores Treviño, anunciara su separación de la AEI.

Ya para el 5 de noviembre pasado y alegando motivos de salud, el entonces presidente de la Junta de Conciliación y Arbitraje, Ismael Rodríguez Campos, renunció a su cargo, reveló el gobernador Jaime Rodríguez Calderón, quien aclaró que le pidió tiempo para sustituirlo.

"Le detectaron una enfermedad, me pidió permiso, es una baja muy importante, es un hombre de mucha capacidad, le pedí tiempo para sustituirlo, buscaremos a alguien que lo sustituya", expresó el jefe del Ejecutivo estatal.

Posteriormente, el 24 de noviembre y a través de un escueto comunicado, el Gobierno Estatal informó la salida de Julio César Martínez Castillo de la Secretaría del Trabajo, también por motivos de salud.

Verónica Sada presentó su renuncia el 20 de enero de este año como subsecretaria de energía de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedec), siendo sustituida por Gregorio Canales, quien fuera secretario técnico y de Fomento al Financiamiento de la Sedec.

Se confirmó que Sada abandonó la administración actual para "emprender otros proyectos personales".

De igual forma, el 6 de febrero, el subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana, Alfredo Treviño Pérez, renunció a su cargo en el Gobierno Estatal, al aducir "motivos personales".

Recientemente se da la renuncia de Miguel Treviño de Hoyos, quien era Jefe de la Oficina del gobernador, los motivos, sostuvo, son proyectos personales. Sin embargo, esta situación se da en medio de los temas polémicos como lo es la compra de cobijas a un costo tres veces mayor a su precio real, así como el dobleteo de sueldos de las encargadas de Educación y Desarrollo Social, en lo cual, y a decir de la opinión pública, él no estuvo de acuerdo por cómo manejó el gobernador ambos temas.

Por último, este domingo, por la noche, Rogelio Benavides Pintos, subsecretario de Administración del Estado, renunció a su cargo luego de la polémica por las presuntas compras "infladas" de cobijas en la pasada temporada navideña.

En una publicación en su cuenta de Facebook, Benavides Pintos manifestó que su decisión obedece a evitar un "golpeteo político" en contra del gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

"Por ello, en este momento he decidido separarme de mi cargo que tengo como subsecretario de Administración y permitir con ello que las investigaciones se lleven a cabo con total libertad y transparencia", concluyó.