MARCELA PERALES
27 de junio de 2017 / 08:20 a.m.

MONTERREY.- En el Estado la venta de certificados falsos de preparatoria se comete a diario y a la vista de cualquier persona y autoridades.

Respondiendo a una denuncia ciudadana, el equipo de Telediario constató este delito. Se ofertan por 2 mil pesos y facilitan los pagos por semana o mensuales.

Después de contactarlos vía internet el equipo de noticias se puso en contacto telefónico con el grupo de personas dedicadas a la venta de certificados falsos. En dicha llamada confirmaron su manera de operar.

-¿Es para lo de un certificado comprado?
-Sí, tengo entendido que son falsos pero sirven para trabajar. Si.
-Se necesitan dos fotografías tamaño infantil blanco y negro, usted con blusa blanca y sin maquillaje, es para el certificado. Aunque es falso tienen que ir bien escritos los datos. Ellos tienen un programa donde imprimen las hojas.
-¿Ustedes tienen acceso al programa?
-Él tiene acceso al programa

La venta se concreta en algún punto de la ciudad y se entregan los certificados.

La mujer señaló que el certificado falso también lo utilizan para trabajar y que en la mayoría de los casos, las empresas están enteradas de este delito.

-Hay algunos patrones que saben de antemano que la gente no estudia ni nada, y nombre tu nada más tráemelo por comprobar que no ves que Gobierno aquí nos checa que los que tenemos empleados al menos tengan algo de estudios.

-¿Ya sabe su patrón que va a ser falso?
-Si, ya sabe él me dijo que lo comprara, ellos nos pagan a nosotros las asesorías.
-¿Las empresas saben?
-Si, en las empresas saben y ellos mismos mandan a pedir certificados falsos para todos nada más por cumplir.

Cynthia Rocha Palafox, Asesora de la Dirección de Acreditación, Certificación y Control Escolar de la Secretaría de Educación, señala que la dependencia está consciente del problema, pero es difícil solucionarlo porque es un delito que no se denuncia.

“El documento los están vendiendo en 5 mil pesos, ven una sola vez a la persona que se los vende, se centran en un lugar y vienen de manera normal aquí a nuestras oficinas.

El ciudadano no nos proporciona los datos para lograr recabar más información de ese establecimiento, no se si sea un negocio, que esté vendiendo documentos”

La dependencia informó que en promedio se presenta un caso por día, de personas que acuden con papelería apócrifa, pero de fácil de detección.

“Nosotros los tenemos ya detectados, tenemos las medidas de seguridad, las firmas que sean autenticas, no cumplen con esos requisitos, los retenemos, los resguardamos, iniciamos la investigación y las denuncias ante la autoridad”

El artículo 243 del Código Penal Federal señala que el delito de falsificación, tratándose de documentos públicos, se castigará con prisión de cuatro a ocho años y de 200 a 300 días multa.

mmr