NOTIMEX
29 de septiembre de 2015 / 11:59 a.m.

Monterrey.- A través de un divertido taller para aprender a "bailar" el tradicional trompo de Hualahuises, el Museo Estatal de Culturas Populares revive este juguete tlaxcalteca que data de hace varios siglos.

La coordinadora de Servicios Educativos del Museo, Francisca Álvarez, subrayó que el objetivo principal es rescatar las raíces y tradiciones de lo que antes jugaban los niños de Nuevo León y del país.

Señaló que el taller, denominado "A Puras Trompadas", es dirigido a los niños, "para que vengan y aprendan qué es jugar y bailar el trompo de Hualahuises", municipio localizado a 121 kilómetros al sur de esta ciudad.

Recordó que “el trompo es un juguete artesanal que en Nuevo León se ha perdido su uso. De eso se trata el taller, de que los niños conozcan un poco de la forma en que se fabrican estos juguetes que usaron nuestros padres y abuelos”.

"Estamos invitando a escuelas, a través de Facebook y de todas las redes sociales; en el taller tenemos la visita de niños y sus padres que vienen y aprovechan además nuestra exposición", indicó.

Expresó que "los papas enseñan a sus hijos a jugar el trompo, y hay también voluntarios que enseñan a los niños lo básico que es amarrar la cuerda, sujetar bien el trompo, como lanzarlo, todo eso".

Hualahuises
Esa comunidad también artesanía en piel, las sillas para montar a caballo, los guantes de béisbol y varios juguetes artesanales | ROBERTO ALANÍS

Destacó que el taller es totalmente gratuito para toda la familia que lo quiera tomar y "nosotros ponemos una mesa, algunos trompos e invitamos a los niños, a sus papás a jugar al trompo todo el tiempo que quieran".

En Nuevo León, los trompos los hace la comunidad de Hualahuises, también artesanía en piel, las sillas para montar a caballo, los guantes de béisbol y varios juguetes artesanales, expresó.

La asesora detalló que en los talleres, los artesanos muestran varias maderas típicas de Hualahuises, de donde sacan los baleros, los trompos, los yoyos y algún otro juguete de madera.

"Hualahuises se distingue por sus artesanías, por la elaboración de trompos, de las monturas", recalcó.

Álvarez mencionó que decenas de familias con sus hijos han acudido en las últimas semanas para disfrutar de este modesto taller, sin precisar cifras de visitantes.

Expuso que el uso del trompo para jugar cayó en el olvido en las últimas décadas, ante la aparición de cientos de juegos electrónicos y las computadoras que forman parte de los pasatiempos de nuevas generaciones.

Recientemente, el empresario de Hualahuises, Don Juan Morales Zúñiga, comentó que en la década de los 70 y 80, del siglo pasado, los artesanos de ese lugar llegaban a vender hasta 50 mil trompos a la semana.

Ahora, dijo, las ventas apenas y llegan a las mil unidades semanalmente, y esto se presenta particularmente en las temporadas previas al Día del Niño y de la Navidad.

Hualahuises
Este municipio fue fundado por tlaxcaltecas, a quienes se les atribuye su gran destreza y talento para elaborar juguetes tallados en madera | ROBERTO ALANÍS

El municipio de Hualahuises se localiza al sur de la entidad, y fue fundado por el colonizador Martin de Zavala, en el año de 1646, aunque casi medio siglo más tarde fue destruido por grupos de indios bárbaros.

De acuerdo con historiadores del estado, dicha comunidad fue poblada en sus orígenes por indios gualagüises, borrados, cadimas y tlaxcaltecas, los cuales estaban distribuidos en cuatro barrios especiales.

A los tlaxcaltecas se les atribuye su gran destreza y talento para elaborar juguetes tallados en madera, entre ellos el tradicional trompo que fue utilizado por niños mexicanos durante varios siglos.