CÉSAR CUBERO
26 de diciembre de 2015 / 08:27 a.m.

Monterrey.- Tanto para la madre de una persona con esquizofrenia como para la hija de una mujer con trastorno bipolar, una vez que la enfermedad entra a la casa la vida de familia se trastoca y, en algunos casos, se vuelve una catástrofe.

Una mujer, que prefirió mantener su nombre en el anonimato, narró que luego de que llegaron los diagnósticos de la enfermedad de su hija, tuvo que dejar de lado varios de los proyectos de vida.

"Es una situación bastante difícil, es una catástrofe en toda la familia, porque trunca todo el proyecto de vida, tanto del enfermo como de toda la familia.

"Emocionalmente te entran muchos sentimientos encontrados, te entra dolor, tristeza, depresión, ira, y luego llegas a la aceptación", confesó.

Agregó que tras estos pasos, el amor se vuelve una de las mejores medicinas.

"Hay que apoyarla, darle mucho amor, mucho cariño, y estar siempre viendo cuál es la mejor manera para que ella se supere lo mejor que pueda", compartió.

Medicamento
En algunas temporadas es complicado entender lo que sucede, aseguran las mujeres entrevistadas | ESPECIAL

Por su parte, para una joven cuya madre padece trastorno bipolar, la situación de la enfermedad propició un diario cambio de roles en el hogar.

"Todos los roles en la casa tienen que cambiar, el papá tiene que tomar un mayor rol presente, por ejemplo, yo soy la hermana mayor, y me tocó muchas veces jugar el rol de mamá, porque mi mamá no podía estar ahí presente, entonces toda la dinámica familiar hace un giro", recordó.

La falta de entendimiento, sobre todo cuando se es menor de edad, se vuelve más importante, y, en el caso de esta joven, la confusión se volvía tan grande hasta el grado de no saber en qué estaba convertida su mamá.

"Es muy duro, cuando yo estaba chiquita no podía entender lo que estaba sucediendo, tú escuchas historias de tus amigas, que su mamá está bien, tranquila, y entonces es muy duro para ti que tu mamá no es realmente tu mamá, es otra persona, y no puede ser ella tu mamá.

"Pega mucho emocionalmente, pero yo creo que con el tiempo aprendes a lidiarlo y aprendes a manejar la situación", destacó.