MARCELA PERALES
4 de enero de 2016 / 08:22 a.m.

Mier y Noriega.- Yahir tiene siete años, y para él, los meses de diciembre y enero son iguales al resto del año. No extraña los regalos ni las cenas especiales porque no las conoce, tampoco le teme al frío porque siempre se lo aguanta.

¿Qué te trajo Santa Clos? -Quién sabe. ¿Qué cenaste en Navidad? -qué cené, pues nada. ¿Cuántas veces tienes frío? -Pues todas. ¿Siempre tienes frío? -Sí, contesta con una sonrisa.

El menor vive junto a sus dos hermanos y padres en una comunidad de Mier y Noriega, el último municipio ubicado al sur de Nuevo León, a unas cinco horas del área metropolitana.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), en ese municipio se focaliza el mayor número de casos de pobreza extrema que en la entidad abarca el 1.3 por ciento de la población, equivalentes a casi 66 mil habitantes.

"Aquí es raro que nos llegue una ayuda, recibimos una despensa por año y eso para nosotros es un regalo", narra María del Rosario García, madre de Yahir.

La familia Soto García, habitante de la comunidad de Las Palomas, está integrada por cinco personas que viven en un cuarto de tres metros de largo por dos de ancho.

Los Soto no va a enfrentar la cuesta de enero de manera diferente, porque prácticamente en su domicilio todo el año se siente el frío, no hay preocupación por pagar servicios, porque simplemente no hay.

"¿Que hacen con las chivas? -Las matamos. ¿Para qué? -Para sacar la carne. ¿Se la comen? –Sí".

En la comunidad Las Palomas habitan cerca de 100 familias que no tienen acceso a operativos contra el frío ni a la canasta básica. Lo grave es que hay poca esperanza para que su situación cambie, pues a decir de los economistas, este 2016, será un año incierto a nivel nacional.

"La pobreza extrema afecta. Si estás afectando al Gobierno Federal, que es el responsable de atender la pobreza extrema a través de programas de apoyo que hay, claro que los vas a afectar porque si el padrón tenía 10 mil gentes, pues a lo mejor ahora vas a poder atender a 8 mil, claro que les afecta", indicó el especialista Alejandro Dieck Assad.

Mientras que el mes de enero es la realidad de muchos habitantes de la zona metropolitana de Nuevo León, para otros representa el inicio de todos los meses.