NOTIMEX
23 de enero de 2016 / 10:54 a.m.

Monterrey.- Valorado como un patrimonio de la gastronomía del noreste del país, el pan que se elabora en el municipio de Bustamante es un “manjar de dioses” que prueban lugareños y turistas que visitan Nuevo León.

Lázaro Caso, reconocido panadero de esa localidad, ubicada a 107 kilómetros al norte de la capital regiomontana, orgulloso de sus raíces tlaxcatecas, invita a conocer su pueblo y degustar su famoso pan de harina y su diversa variedad.

“Tenemos las cemitas, las hojarascas, las empanadas de cajeta, de piña, casi todos los panes que puedan buscar, los que no encuentran en la ciudad”, dijo.

Abundó: “Es muy distinto el pan cocido en horno de leña, al que se hace con gas o en el eléctrico”.

Señaló que “las cemitas chorreadas o rellenas –adornadas con nuez-, las hojarascas, son las que más gustan, hasta yo me quedo asombrado, cuando acuden a comprar, todo mundo sale comiendo pan, ya sea de aquí o de las demás panaderías, porque somos 11 en Bustamante”.

Indicó que las cemitas son originarias de este lugar, “de nuestros antepasados, los indios tlaxcaltecas, de ahí viene nuestra herencia del pan”.

Lázaro Caso destacó que su elaboración en un horno hecho de barro es todo un rito, que incluye la fabricación de una escoba de hierbas diversas, “que no sean de mal sabor u olor, como el marrubio, le llamamos la hierba amargosa, o la del pajarito”.

Destacó que están hechos de adobe porque “nuestros antepasados no conocían el gas ni la electricidad... ellos sabían trabajar la tierra, mi padre era albañil, por eso también aprendí a construir los hornos”.