DANIELA MENDOZA | MILENIO DIGITAL
2 de septiembre de 2015 / 07:33 a.m.

Monterrey.- En una 'intentona' por tratar de recuperar el control de las curules de Karina Barrón y Antonio Martínez, el Partido Acción Nacional (PAN) pretendió pelearlas ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

El pretendido juicio de revisión constitucional fue desechado inmediatamente sin entrar en el análisis el día de ayer.

El expediente SM JRC 294 2015 buscaba ir en contra del acuerdo de la Comisión Estatal Electoral (CEE) en la que ratificó la conformación de la LXXIV Legislatura el pasado domingo 30 de Agosto.

Este acuerdo se tomó una vez que la Sala Superior del TRIFE desecho varios juicios en relación a la conformación del Congreso, y le ordenó a la CEE emitir este nuevo acuerdo.

El magistrado ponente, Reyes Rodríguez Mondragón, señaló que la pretensión de PAN era del todo inviable.

El PAN argumentó que dicho acuerdo debía ser modificado puesto que una candidata y un candidato electos como diputados de mayoría relativa renunciaron a su militancia, por lo cual, a su juicio, los triunfos obtenidos por estos candidatos no se debían contabilizar a su favor.

"El partido actor pretende que se lleve a cabo nuevamente la asignación de diputaciones por el principio de representación proporcional, sin que se contabilicen en su favor los triunfos obtenidos por quienes renunciaron a su militancia.

"Como se adelantó, esta Sala Regional considera que la pretensión enunciada es inviable, ya que es jurídicamente imposible modificar la asignación de diputaciones de representación proporcional como lo solicita el promovente", señala la sentencia.

Panistas
Ayer, Marco Antonio Martínez Díaz y Karina Marlen Barrón Perales informaron en el Congreso que se suman a la bancada independiente | FRANCISCO ZÚÑIGA

El pleno consideró la petición como inviable pues se solicita que la anulación de un acto a partir de hechos posteriores y no se cuestionan los fundamentos en que se sustentó el acuerdo.

"La propia ley prevé un escenario en el que los diputados electos pueden declararse como diputados independientes en cualquier momento; y si bien es cierto ello puede afectar los intereses particulares de un partido político, no pueden tener como consecuencia más que la salida del grupo legislativo al interior del órgano tras una renuncia, pero no puede generar una recomposición de la asignación de representación proporcional realizada por la Comisión Estatal, cuya legalidad y constitucionalidad es ajena a los hechos sucedidos", señala la sentencia.

Este lunes 31 de agosto y apenas a unas horas de rendir protesta como diputados locales, Karina Barrón y Antonio Martínez entregaron su renuncia a Acción Nacional. Alegaron que no se les tomó en cuenta en la distribución de las comisiones de dictamen, especialmente en aquellas que traen consigo determinaciones importantes como la Comisión de Coordinación y Régimen Interno, en la que buscaban un lugar.

Señalaron además de no se unirán a ningún partido político y que se quedarán como independientes, empujando causas ciudadanas.
Barrón y Martínez han sido ampliamente criticados por las autoridades partidistas, especialmente por el dirigente estatal, José Alfredo Pérez Bernal, quien les acuso de traición.

Además, el coordinador de la bancada, Arturo Salinas Garza, dijo que es mentira que hayan sido excluidos, ya que las posiciones dentro de las comisiones de dictamen aún no se determinan.