9 de mayo de 2014 / 04:29 p.m.

Monterrey.- En la actualidad es común conocer a familias monoparentales que son encabezadas por mujeres, pero ¿dónde quedan los padres solteros?, pues estos núcleos también existen, pero en menor cantidad.

Este es el caso del señor Martín Leija Villalobos y de Luis Leopoldo de la Garza, quienes se han encargado de criar a sus hijos desde pequeños, ya sea por viudez o divorcio.

En cuanto a Martín Leija, desde hace ocho años se hizo cargo de sus hijos Martín y Angélica, esto tras quedarse viudo.

Comentó que un año antes de que falleciera su esposa el comenzó con algunos labores de la casa y desde entonces ha criado solo a sus dos hijos.

Para Luis Leopoldo empezó hacer padre y madre después de su divorcio, cuando sus dos hijos tenían cuatro y cinco años de edad, esto luego de llegar a un acuerdo con la madre de que el tendría la custodia de los menores.

DIFICULTADES

Debido ha como se presentó el destino ambos señores tuvieron que hacerse cargo de sus hijos y de mantener el hogar, por lo que tuvieron que pedir apoyo a familiares y vecinos.

Leija Villalobos relató como desde que no estaba su esposa con ellos comenzó a preocuparse por; quién iba a cuidar a los menores cuando el trabajara o quién los llevaría a la escuela.

"Se me dificultaba con Angélica para traerla de la escuela, en la mañana no había problema pero en la salida si, pues yo estaba trabajando y tomaba mi hora de comida para recogerla, pero a veces se me hacia tarde y la niña estaba esperándome hasta dos horas.

"Hasta que un día una señora, que vivía por la casa, me dijo que traía una propuesta por que ella batallaba para levantarse, que si yo pasaba por las niñas en la mañana y ella las recogía", comentó.

Martín sintió como si su vecina fuera un "ángel caído del cielo", ya que ella le continúo ayudando hasta que su hija entro a la preparatoria.

Para Leopoldo el haberle dicho a su ex esposa que el cuidaría a sus hijos sonaba fácil, pero no se percató de la gran responsabilidad que esto conllevaba.

"Yo con amor acepte la custodia, pero luego me dí cuenta que había que tener quien atendiera la casa, los niños, quien les diera de comer, alguien que le revisara la tarea o acudiera a las juntas.

"Después de eso te das cuenta que por muy buen padre que seas, siempre les hace falta la mamá", mencionó

Además de esto los padres tuvieron que enfrentar el como hablarían con sus hijas sobre la sexualidad y el momento en que ellas se convertirían en señoritas.

El señor Martín comentó que cuando llegó el momento de hablar sobre el tema, lo que hizo fue leerle el libro de quinto grado de primara y explicarle detalladamente como sería ese proceso.

En cuanto a Luis Leopoldo decidió llevar a su hija con un especialista y esperar hasta que ella tuviera la confianza para hablar con el y así poder responderle sus dudas a cerca de la sexualidad.

Pero ante esto ambos padres aceptaron que un hombre no esta hecho para suplir el papel de una madre, ya que aseguran que la figura materna es esencial para el desarrollo del hijo.

Pero aún así siguieron adelante aplicando dos papeles, para que ellos no resintieran la falta de su mamá.

ESTADÍSTICAS

En México, según un censo del INEGI en el 2010, las familias que están conformadas por sólo un jefe de familia, ya sea madre o padre, conforman el 18.5 por ciento del total de los hogares familiares.

Dentro de ese porcentaje un 85 por ciento es encabezado por una mujer y un 16 por ciento por un hombre.

Cabe destacar que a pesar de que si existan estos casos dependencias como IMSS no apoyan a los padres solteros, sólo a las mujeres.

Rubí Leija Guerrero