9 de febrero de 2014 / 09:54 p.m.

Monterrey.- A pesar de haber sido prometida como una arteria rápida y de fácil acceso e interconexiones, la avenida Constitución se ha visto colapsada por factores que van desde obras hasta la mala planeación de la autoridad, haciendo prácticamente inservible el par vial.

Durante un recorrido a través de la avenida Constitución, desde el puente López Mateos hasta Gonzalitos, se constató que pese a la escasa cifra de obras que se realizan en sus 16 kilómetros de longitud, el diseño de dicha arteria es insuficiente para el volumen de autos que la utilizan cada mañana.

Jesús Marcos García Rodríguez, director de Ingeniería Vial de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey, destaca que el volumen de vehículos que la utilizan, principalmente por la mañana al salir de sus hogares rumbo a centros de trabajo o escuelas, oscila entre los 20 y 25 mil; cuando en un horario rutinario es de casi tres veces inferior.

García Rodríguez señala que durante el día la avenida Constitución sirve para el desplazamiento de aproximadamente 8 mil vehículos por hora, aunque la cifra se triplica en el horario valle o las horas pico, que se considera desde las 7:00 a las 9:00 horas.

"Generalmente tenemos una zona valle o un horario valle en la mañana, principalmente de siete a 10 de la mañana, donde se presenta el mayor volumen vehicular esta avenida, y esto se debe generalmente la gente que viene desde Guadalupe o inclusive Cadereyta y otros municipios que generalmente viene a trabajar al centro de Monterrey o a San Pedro. La avenida sí se encuentra preparada para este flujo vehicular, pero sí presenta puntos críticos", destacó.

Pero este conflicto vial se debe, entre varios factores, a diversas obras que trastocan la vialidad sin dejar rutas alternas. Para los habitantes de Guadalupe basta con utilizar el boulevard López Mateos buscando Constitución para que encuentre en su camino un paso a desnivel de apenas un solo carril y que tendrá como finalidad precisamente agilizar el acceso a esta importante arteria.

Sin embargo, de cuatro carriles que contiene López Mateos, se reduce actualmente a dos por los trabajos, y que finalmente al concluirlos quedarán únicamente tres.

Pero esta obra es apenas el inicio, pues 10 kilómetros después, justo a la altura de Félix U. Gómez, la avenida Constitución se reduce en gran medida, pues la autoridad estatal ha hecho un reajuste, eliminando cuatro de los carriles normales para adherirlos a los express. Esta maniobra incluye la desaparición del camellón central, y acortando los carriles de circulación; debido a que en el tramo cerrado continuarán los trabajos de la Línea 3 del Metro.

Pese a ello el mayor de los conflictos no es en una obra, sino en una aparente falla de planeación en el Complejo Vial Gonzalitos, pues de cuatro carriles que posee la avenida Constitución, se reduce notablemente para quienes buscan la avenida Gonzalitos hacia el norte.

Al ingresar al complejo vial, el automovilista tiene que pasar de una circulación de cuatro carriles a únicamente dos, pues un tercero dirige al conductor hacia San Jerónimo. De los dos carriles de circulación a Gonzalitos éste se reduce incluso a uno, pues el restante dirige al conductor hacia Fleteros. Esta reducción de cuatro a un carril en el paso de Constitución a Gonzalitos provoca un cuello de botella que deja filas de autos no sólo en horas pico, sino incluso a cualquier hora del día.

El Complejo Vial Gonzalitos fue diseñado por la autoridad estatal luego de la destrucción de arterias a causa del huracán Alex en el año 2010, y entre los cuales destacan puentes, pasos a desnivel, pasos deprimidos y diversas obras, aunque esta reducción es la única de forma directa que conecta Constitución con Gonzalitos.

Si esta opción no es la indicada para el automovilista, hay otra que puede utilizar, aunque con un tiempo de recorrido mayor, pues el conductor sigue por Constitución hasta tomar el retorno del puente Gonzalitos al sur, posteriormente tomar Morones Prieto y buscar un retorno en las calles aledañas al Hospital San José, para reincorporarse a Gonzalitos en sentido sur a norte, en donde ya circula gran cantidad de automovilistas.

"Si vienes por Constitución esto se reduce de cuatro o cinco carriles muchas veces para integrarse a Gonzalitos se vuelve un carril para ingresar a los carriles principales. Esto provoca cuellos de botella que son los puntos críticos detectados y afectan de forma muy importante la vialidad", destacó.

A estas aparentes fallas de planeación se suma el alto padrón de autos registrados ante el Instituto de Control Vehicular, que supera los 2 millones de automóviles en una entidad con poco más de 4 millones de habitantes.

ISRAEL SANTACRUZ