AGUSTÍN MARTÍNEZ
26 de julio de 2018 / 08:32 p.m.

SAN NICOLÁS.- María del Carmen y su esposo estaban tan ilusionados con la llegada de su hijo, pero sorpresiva y extrañamente lo perdieron, en apariencia a causa de la negligencia y falta profesionalismo de al menos dos médicos del hospital Metropolitano.

La joven comentó que el 10 de julio acudió al nosocomio, al sentir los fuertes dolores, pero los médicos le indicaron que aún no era tiempo de practicarle la cesárea.

Le recomendaron regresar a casa, pero las molestias eran para ella insoportables, por lo que decidió esperar a que la atendieran, ya entrada la noche.

A pesar de seguir los cuidados al pie de la letra, y que todo marchaba bien, inexplicablemente perdió a su hijo, considera, por la negligencia y la falta de sensibilidad de dos médicos, hombre y mujer.

Ya recurrieron a las instancias legales para que se haga justicia.
Presentaron una denuncia penal, por lo que ellos consideran un asesinato.

Algo por demás extraño es que, durante los últimos meses de la gestación, en los estudios ecográficos se reveló que esperaban una niña, pero el día del alumbramiento los doctores les dijeron que era un varoncito.

Por petición de los padres, al pequeño no le practicaron estudios forenses. En el certificado se asentó como causa de muerte insuficiencia placentaria y ruptura uterina.

Otra situación que lamenta María del Carmen es que, debido a las lesiones que sufrió por la falta de atención, quedó imposibilitada para procrear.

mvls