GUADALUPE SÁNCHEZ
5 de mayo de 2015 / 07:52 a.m.

MONTERREY.- La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha declarado que cada 5 de mayo se celebre el Día Internacional de la Partera, aunque actualmente los nacimientos en casa se acostumbran poco.

En nuestro país existe la Asociación Mexicana de Partería y también existen escuelas formales donde se reciben conocimientos sobre cuidados prenatales, atención en el parto y postparto.

Samara Ferrara es una de las pocas parteras que hay en el área metropolitana de Monterrey y además es promotora de la Asociación Mexicana de Partería

.
"Hubo unos años en los que las parteras aparentemente desaparecieron, pero hay un movimiento global para retomar esta profesión y hay diferentes maneras de llegar a ella, hay escuelas formales, hay escuelas tradicionales como los conocimientos que recibimos de nuestras madres y abuelas", dijo.

Explicó que aunque dar a luz en casa es recomendado, no todos los casos pueden ser así, pues todas las mujeres que se atienden en casa y con partera tienen que estar en óptimas condiciones de salud, tanto la madre como el bebé.Quien ya ha dado a luz en casa asegura que el momento del parto es una práctica amorosa, en la que la madre está consciente de lo que ocurre en su cuerpo.

"La partería es involucrarte con la familia, ver que está sucediendo en los roles personales, como se está nutriendo, como se está apapachando por una mujer, no es sólo la que expulsa a un bebé, es todo un cuerpo y un alma que se está expresando y se está convirtiendo en madre", afirma Ferrara.

Los testimonios de quienes ya han tenido esta experiencia refieren que es una vivencia diferente luego de ser atendidas en un hospital.

Las parteras trabajan en conjunto con ginecólogos y con otro equipo multidisciplinario, por ejemplo, con masajistas, con acupunturista, con homeópatas, según explicó Samanta Ferrara, quien señaló que la Asociación Mexicana de Partería busca ser un ente regulador de los partos asistidos en casa y de quienes lo practican

.
El Fondo de Población de las Naciones Unidas calcula que dos  millones de recién nacidos no sobreviven después de sus primeras 24 horas de vida; una de las causas es la falta de acceso a servicios de maternidad o a la atención de parteras y otro personal con aptitudes de partería.