MARCELA PERALES
22 de diciembre de 2015 / 01:33 p.m.

Monterrey.- El verdadero significado de los regalos de navidad, se remonta a más de 2 mil años atrás, cuando tres reyes magos entregaron oro, incienso y mirra al nuevo Rey.

Por otra parte, según la iglesia y la misma biblia, fue el nacimiento de Jesucristo lo que Dios regaló al mundo.

Hay quienes cuentan de la existencia de un obispo del Siglo IV llamado San Nicolás que daba regalos a los niños más necesitados. Es a quien ahora se le conoce como Santa Claus y nadie puede esperar por su llegada.

La mayoría de las personas sabe que el regalo navideño es significativo, es dar sin esperar nada a cambio, incluso dicen que el mejor regalo en estás fechas es precisamente aquello que no tiene precio, pero hay ocasiones en que los regalos se tornan materiales. 

Martha García de Cantú
tiene a su familia completa, si, todos están unidos, tienen salud y trabajo, pero también sabe que cada navidad su esposo la sorprenderá con algo espectacular, con regalos inolvidables.

"Me regaló un crucero carísimo, yo no se cómo le haría, lo estuvo pagando un año antes y fue un crucero a donde me llevó a las Islas Caimán, a Jamaica y terminamos en Cozumel, saliendo de Houston Texas", comentó. 

A decir de especialistas, el significado de los regalos se ha distorsionado.

El sociólogo e investigador José María Infante, señala que en su interior, las personas realmente esperan recibir algo material.

:"Uno ofrece un obsequio o un objeto a alguien sin esperar nada a cambio, pero aquí los regalos siempre tienen que materializarse con algún objeto que sea tangible, tocable u oíble", explicó Infante. 

Esto no quiere decir que las personas sean interesadas, es simplemente la condición humana de sentirse complacidos e importantes para la otra persona.

"Yo creo que todos esperamos algún regalo como una demostración que el otro me aprecia, tiene afecto por mí, le intereso, etc, etc". 

Aunque también, se llega al punto de la competencia.

"Es la comparación y las envidias en la familia, es decir, a mi cuñada le regalaron tal cosa su marido y porque a mí no", dijo el especialista. 

Otro fenómeno que destaca el investigador, es que la gente se siente comprometida a tener que regalar a todos los amigos, compañeros de trabajo y hasta a los vecinos, sin que realmente se tenga un sentimiento verdadero hacia la persona.

Es aquí donde se pierde por completo el verdadero significado de un regalo de navidad, pues en éstas fechas donde la mayoría inevitablemente espera recibir y también dar.