15 de diciembre de 2014 / 02:31 p.m.

García.- Los patios de sus pequeñas viviendas están tan cerca de las vías del ferrocarril que los vidrios de las ventanas estallan cuando pasa el tren, la autorización de dichas casas es cuestionada por sus propios moradores -damnificados del huracán Alex- y hay una queja formal sobre violación de derechos humanos a una vivienda digna ante el Congreso del Estado.

Se trata de unas 80 de 350 casas que forman parte de la colonia Paseo Alamedas, a unos cinco minutos de la cabecera municipal de García, edificadas justo a un costado de las vías del tren y entregadas hace un año por el alcalde Jesús Hernández Martínez.

Las viviendas fueron edificadas hace dos años por Fomerrey y el Instituto de la Vivienda de Nuevo León, pero entregadas por el actual munícipe, aunque con un permiso presuntamente otorgado desde la administración de Jaime Rodríguez Calderón.

Los vecinos cuestionan que les hayan entregado las viviendas en dicha ubicación, ya que incluso las casas se están dañando.

"Está mal porque se nos atraviesa el tren y tenemos que rodear hasta allá hasta el túnel y no hay puentes, tenemos que cruzar entre los vagones, aquí (detrás de los patios) se para el tren y luego lo mueven, pero dura mucho para que lo muevan.

"Se nos han quebrado los vidrios de la casa, se quebró con la vibración, solo se estrelló y se fue quebrando, a varios vecinos ya les pasó; con el ruido tiemblan las casas, son del Instituto de la Viviendas a los damnificados del huracán Alex, las construyeron hace dos años con Jaime (Rodríguez), y Jesús (Hernández) las entregó", indicó la vecina Sara Castillo Valderrama, quien vive con sus hijos Roberto, de 30 años, y Mónica, de 28.

Asimismo, criticó que el sector no cuenta con servicios de salud, transporte ni de tiendas de autoservicio ni escuelas, por lo que tienen que cruzar las vías para poder trasladarse a la colonia Las Brisas.

Fue el pasado 8 de septiembre cuando el Congreso del Estado admitió la queja sobre violación de derechos humanos a una vivienda digna en contra del actual alcalde y Rubén Montañés Sánchez, secretario de Desarrollo Urbano en García.

Jesús Amado Garza, habitante del municipio, mostró su inconformidad por la autorización desmedida de fraccionamiento por parte de la actual administración municipal y la construcción de casas de mala calidad y sin infraestructura.

"Existe un fraccionamiento denominado Paseo Alamedas, el cual tiene alrededor de 100 viviendas construidas a escasos cinco metros de distancia de la vía del ferrocarril y éste sobrepasa el nivel de altura de las casas habitación, por lo que está en riesgo la vida de las personas que habitan este fraccionamiento en caso de un descarrilamiento del ferrocarril", cuestionó el ciudadano.

Garza indicó que en una solicitud, vía Transparencia, el municipio informó que sólo han otorgado 10 permisos de suelo, cuando en realidad han brindado alrededor de 50.

Otra de los vecinas, identificada como Paula Sánchez Hernández, quien vive sobre la calle Santa María, cuestionó que primero dijeron que les iban a dar viviendas de dos recámaras, pero finalmente fueron solo de una.

"Nos afecta mucho el tren, se supone que nos reubicaron de las orilla del río y ahora nos mandaron a las vías del tren... mi esposo va a cumplir un año de que se la entregaron, ahora en febrero. Mucha gente dijo que estaba mal que hayan construido muy cerquita de las vías.

"De hecho cuando el (ex) alcalde Jaime nos mandó llamar a una reunión en la presidencia, él dijo que era allá abajo (donde iban a construirlas) y que iban a ser de dos recámaras y ahora resultó que son sólo de una recámara", criticó.

FOTO: Raúl Palacios

DANIELA GARCÍA / MILENIO DIGITAL