4 de febrero de 2014 / 05:55 p.m.

Monterrey.- Desde hace ya varias semanas, quienes transitan por un tramo de la avenida Ruiz Cortines, en el poniente de Monterrey, enfrentan condiciones incómodas e inseguras.

Se trata de una especie de baches que no se formaron precisamente a causa de la lluvia y el tráfico, sino que fueron dejados en forma negligente.

Junto a registros aparentemente de Servicios de Agua y Drenaje, las cuadrillas "olvidaron" resanar el pavimento, y dejaron cuadros de poco más de un metro alrededor de la tapa metálica.

Este problema se registra desde hace más de un mes en la circulación de poniente a oriente, en el tramo comprendido entre las avenidas Lincoln y Seguridad Social.

En una longitud de casi dos kilómetros, frente a las colonias Portal de Cumbres, Cumbres Quinta Real y Valle de Infonavit, se detectaron 23 de estos "baches cuadrados".

Se trata de áreas sin carpeta asfáltica cuya profundidad, en promedio, es de poco más de cinco centímetros, aunque en algunos casos y debido al paso de los vehículos, llega a ser de 10 o 15 centímetros.

Los conductores que no conocen el área suelen caer sin remedio en esas excavaciones, ocasionando posibles daños mecánicos a las unidades.

Quienes alcanzan a percatarse a tiempo de la presencia de los “cráteres” viran el volante a cualquier lado, pero con eso ocasionan conatos de choques, y el riesgo es evidente.

Los motociclistas son también propensos a sufrir serios percances, pues al pasar sobre los registros sin pavimento pierden el control de sus frágiles vehículos.

Tal es el caso de Noé Hernández, quien debe pasar a diario por esa zona para realizar su trabajo como mensajero. Pide que las autoridades municipales pongan atención al problema.

La noche del lunes y sin establecerse cual dependencia o institución fue, colocaron conos naranjas a manera de advertencia para los automovilistas.

Sin embargo, dichos objetos fueron de poca utilidad, pues debido a la oscuridad no fueron detectados y la mayoría quedó esparcida sobre la calle.

Los conductores que habitan o trabajan aquel sector del poniente de Monterrey se quejaron de la existencia de esos baches, y pidieron que a la brevedad sean resanados.

 AGUSTÍN MARTÍNEZ