MARCELA PERALES 
25 de abril de 2017 / 08:04 a.m.

MONTERREY.- Pedigüeños confiesan las “comodidades” de la caridad.

Quizá por el aspecto, situaciones o historias, el negocio de la caridad no se alcanza a percibir como tal, pero es real y son ellos quienes lo comprueban.

El equipo de Telediario se dio a la tarea de recorrer el primer cuadro de la ciudad para observar el comportamiento de algunos pedigüeños, desde el enfermo hasta el indigente que vaga en malas condiciones y quizá pueda poner en riesgo la integridad de las personas.

Primero encontramos a una mujer en el crucero de Cuauhtémoc y Ocampo, quien pide dinero para su esposo que está en silla de ruedas y no puede caminar.

La mujer de unos 60 años se mostró molesta por las preguntas, aunque dijo confesar que vive de la caridad y que no podía perder tiempo en responder preguntas.

“Si puedo trabajar pero a él se le olvidan las cosas porque estuvo en coma”

¿A qué hora llega usted aquí y a qué hora se va?
“Llegué a las 10:30. ¿Y se va? Pues ahorita porque ya no aguanto la pierna"

“¿Cuánto me va a dar para la soda señorita?”, preguntó con evidente disgusto.

En contra esquina se encontraba otra pareja. Un débil visual y una mujer que dijo que no era su familiar, pero que acompañarlo a pedir dinero también le dejaba ganancia a ella.

¿Es su esposo él?

“No, somos compañeros”.

¿No es familiar suyo?
“No”.

¿Y la ganancia también es para usted, la caridad de las personas?

“Claro, entre los dos nos dividimos".

En Colón y Pino Suárez se encuentra un hombre con poliomielitis. Aunque su historia es real, dijo tener un horario cómodo para pedir dinero, aunque se va a su casa antes, si junta lo previsto.

¿En dónde vive?

“En Santa Catarina”.

¿A qué hora se va a su casa?

“Uuuuy bien tarde a las 6. Ahorita me faltan otros 50 para que sean 200”

Aunque no es el caso de ellos, algunos otros mienten sobre sus enfermedades, historias o situaciones.

Esto lo constata la Policía de Monterrey, cuyas estadísticas señalan que el 70 por ciento de los pedigüeños echa mentiras a la gente para conseguir dinero y abarcan el 30 por ciento de los reportes por faltas administrativas.

“Cuando la ciudadanía reporta, algunos de ellos a veces la manera en que exigen el dinero es algo agresivo. Hacen el reporte al 911, vamos nosotros y detenemos por una falta administrativa. La verdad bastante gente les da dinero en las calles, por eso tenemos ese problema", señaló Adalberto Elizondo, Coordinador Operativo de la Policía de Monterrey.

Especialistas señalan que es la misma necesidad o falta de oportunidades, lo que los hace mentir o convencer a las personas. Es decisión de cada quien apoyarlos o no.