SANDRA GONZÁLEZ 
24 de octubre de 2016 / 12:33 p.m.

MONTERREY.- Después de las tres riñas y disturbios registrados al interior del Penal del Topo Chico, el próximo año se invertirán 62 millones de pesos en modificaciones a la infraestructura, que consisten en construir divisiones para evitar choques entre grupos rivales.

Esto provocará que el proyecto de hacer un penal en el municipio de Galeana que propuso el gobernador, quede pendiente ante la falta de recursos para el sistema penitenciario.

Así lo informó el gabinete de Seguridad durante la glosa del Primer Informe de Gobierno, ante los cuestionamientos de diputados locales acerca del control que las autoridades afirman tener en los penales.

El pasado mes de febrero, 49 personas murieron por la disputa del control al interior del penal del Topo Chico. Poco tiempo después hubo disturbios que movilizaron a todas las fuerzas pero no pasó del incendio de algunos colchones; en junio otros tres reos murieron a golpes y de heridas con arma punzo cortante y hace una semana otro interno murió y 16 resultaron heridos en otro hecho similar.

Ante esto, el general Cuauhtémoc Antúnez Pérez, Secretario de Seguridad pidió comprensión a los legisladores, pues aseguró que siempre habrá disputa por el mando de los grupos delincuenciales al interior de los reclusorios.

En tanto el penal de Mina seguirá esperando, ya que no existen recursos asegurados para iniciar la primera etapa. El Estado espera que la Federación cumpla el compromiso y para el próximo año destine 3 mil 200 millones de pesos para iniciar la obra, a donde puedan trasladar a reos de alta peligrosidad.