25 de junio de 2014 / 03:36 p.m.

Monterrey.- ¿Cuantas historias conoce de víctimas de violencia familiar donde el agresor libra la sanción porque las heridas no tardan más de 15 días en sanar?

Seguramente todos nos hemos enterado de casos así. Lo más grave es que nadie hace algo por evitarlo.

Y aunque en Nuevo León existen sanciones y leyes para prevenir este delito, en opinión de organismos especializados, son laxas e insuficientes.

Muchas veces el agresor huye y nadie se encarga de buscarlo, o no se aplican las medidas de restricción para proteger a las víctimas. Al ser un delito que ocurre al interior de los hogares, la violencia familiar no recibe la misma atención.

El pasado lunes le presentamos la historia de Lucía. Víctima de la violencia familiar, esta mujer logró salir adelante a pesar de tener todo en contra, incluidas las leyes en su tiempo. Sin dinero ni trabajo, escapó de su casa y encontró refugio en Alternativas Pacíficas.

"Yo tenía que hacer las cosas como él decía, fueran golpes, gritos amenazas yo si hacía lo que él decía yo le tenía miedo", dijo Lucía.

El punto clave en la vida de esta mujer llegó cuando venció el miedo, denunció y fue canalizada a Alternativas Pacíficas. Han pasado 12 años desde entonces, y jamás volvió a relacionarse.

"Tengo a todos mis hijos estudiando, uno de ellos ya se recibió, ya no me relaciono con él, si tenemos amigos en común pero no lo he visto", dijo.

Lucía es una triunfadora sobre la violencia familiar. Hoy, su vida y experiencia está a disposición de quién la desee escuchar.

"Si uno no pone un alto esto va aumentando, porque te agrede, te piden perdón y hacen lo mismo, no se queden calladas", mencionó.

Si usted, al igual que ella, ya no quiere quedarse callada, puede contactar a Alternativas Pacíficas.

En horario de lunes a viernes 9 AM a 5 PM, en los teléfonos: 8372-9694 y 8372-9066

Foto: AP

LUIS GARCÍA