MARCELA PERALES @marce_reportera
28 de febrero de 2017 / 08:29 a.m.

MONTERREY.- “Hace cuatro meses pensaba en renunciar a esto de la sexualidad. Yo ya me daba por vencida… Veía muy difícil que algo entrara por mi vagina”.

Ana estaba decidida a renunciar a su derecho de sexualidad, a su salud sexual.

A decir de especialistas, esto es lo que piensan la mayoría de mujeres con disfunción sexual debido al impacto emocional que generan este tipo de enfermedades.

“Pueden tener cambios de estado de ánimo y depresión, estas pacientes que tienen depresión no tienen vida sexual por la depresión”, explicó el ginecólogo Raúl Mata Gallardo.

“Si la mujer tiene una disfunción sexual eso va a generar un conflicto, no solamente en ella, si no en la familia. Entonces, sí impacta", señaló.

Ana luchó contra todos los estigmas y decidió atenderse. El resultado hasta ahora ha sido positivo. Ella confía en poder llegar a tener una vida sexual plena y en pareja y que también incluye el sueño de ser madre.

Karla Urriola, Directora del Centro Regiomontano en Sexología, indicó que este es el primer paso hacia la solución, pues una vida sexual activa, también representa salud para las personas.

“Tener una reacción en nuestro cuerpo desde excitarme hasta tener un orgasmo, hasta que todo el cuerpo vuelva a la normalidad y relajarme, me permite conocerme, me permite explorarme, incluso establecer mis límites para poder comunicárselos a otra persona, me permite liberarme, hablando a nivel biológico, hay liberación de sustancias, que nos permite como asociarlas con la felicidad, con la libertad”, dijo.

Una vez atendido el problema, con el especialista correspondiente y el apoyo indispensable de la pareja, especialistas enumeran una serie de pasos para mejorar la salud sexual.

- Ejercicio.
- Disminuir vicios y malos hábitos alimenticios.
- Información sexual.
- Confianza.
- Apertura a ejercicios.
- Incremento de la actividad sexual.

“Hemos visto parejas jóvenes en donde la mujer tiene anorgasmia y ahí tiene mucho que ver la pareja por eso a veces yo menciono que el problema es de dos, no es solamente de uno”, dijo el especialista Raúl Mata.

“Recordemos que el matrimonio es un estado donde hay una compañía, hay comunicación, hay un compañero porque hasta para pelear nos ocupamos dos”, agregó.

No importa si son 15 o 60 años. Especialistas señalan que la decisión de una vida sexual plena, depende de cada mujer.