MARCELA PERALES  @marce_reportera
19 de septiembre de 2016 / 10:49 a.m.

MONTERREY.- "Me electrocuté trabajando...el aluminio se me deshizo en las manos. Me las miré ya todas quemadas, todas negras, y luego pensé, ya me hice a la idea de que mis manos las iba a perder"

Alfonso Castillo Coronado perdió sus brazos cuando estaba pintando en la segunda planta de una casa en la colonia La Nogalera, en San Nicolás.

Aquella descarga eléctrica fue inesperada para él. Se quemó aparte el 50 por ciento de su cuerpo, por eso, aunque ya no tenga su principal herramienta para trabajar, al menos agradece el estar vivo.

“Cuando desperté ya me estaba quemando fue cuestión de segundos", dice Alfonso quien tiene 36 años.

"Le agradezco a Dios que estoy vivo, de poder ver al que viene en camino...".

Su accidente ocurrió dos meses antes de que su hijo naciera.
Y es justo el pequeño que nace a finales de este mes, el que le da la fuerza para salir adelante.

“Es el que me dio fuerzas para vivir, es el que me está haciendo fuerte ahorita. Si me dejó Dios es por algo", dijo.

“De perdido tener una mano, poder hacer algo, es lo que me hace falta, unas prótesis, si pos como me muevo, como hago algo".

Su única herramienta de trabajo es este rodillo que utilizaba para pintar.

Ahora ya no lo puede tomar, ni trabajar, ni cubrir los gastos que demanda su hogar y su próximo bebé.

Por eso pide el apoyo para un par de prótesis que le brindarían una nueva esperanza.

"Volver a nacer, echarle ganas para trabajar, eso es lo que tu quisieras, quiero trabajar, tener unas manos para trabajar y mantener al que viene, si no cómo le voy a hacer".
“No me voy para abajo porque yo veo a mi esposo bien positivo y yo tengo que hacerle frente", dice Blanca Alicia Vega, esposa de Alfonso.

"Quiere sus prótesis de sus manos, yo lo que quiera yo estoy con él, yo soy feliz lo que el pida. Si él quiere sus manos que nos ayuden con sus manos"

Blanca Vega, su esposa, está preocupada por su próximo parto. Ella y Alfonso ruegan el apoyo para unas prótesis, pues solo así, regresará la esperanza a su hogar.

Quienes deseen apoyarlo pueden comunicarse al número 811-633-45-75