MULTIMEDIOS DIGITAL
15 de septiembre de 2016 / 10:29 p.m.

MONTERREY.- A medio año de descubrirse, el llamado "cobijagate" quedó resuelto por parte del Gobierno Estatal a cambio de recibir de la empresa Mirof, 60 mil cobertores para resarcir el daño, y una multa a dos funcionarios involucrados.

Rogelio Benavides Pintos, ex subsecretario de Administración, y Gonzalo Padilla Orozco, director de Adquisiciones, pagarán sólo 100 salarios mínimos y serán amonestados por este caso.

El Gobierno Estatal compró en diciembre 200 mil cobertores, cada uno en un precio de 144.9 pesos, cuando en realidad cuestan 54 pesos en promedio.

Se gastaron 28.9 millones de pesos, y tras descubrirse, Benavides Pintos renunció para incorporarse al equipo de trabajo del ahora gobernador electo de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca.

El Gobierno Estatal informó que la Subprocuraduría Anticorrupción llegó al acuerdo reparatorio a raíz de que la empresa compareciera en audiencia, donde el representante legal de Comercializadora Mirof, declaró que por error, el 24 de diciembre de 2015 entregaron 60 mil cobertores con dimensiones distintas a las licitadas en una subasta.

El subprocurador Anticorrupción, Ernesto Canales, dijo que la empresa manifestó la disposición de resarcir el daño causado, por lo que se llegó al acuerdo mencionado. Se informó que con esto se anulan las posibilidades de una posible acción penal en contra de la empresa.

En cuanto a los funcionarios involucrados en la compra, Canales Santos aseguró que no se han encontrado datos suficientes para estimar que cometieron algún delito, por lo que la sanción de 100 salarios mínimos fue impuesta por la Secretaría de Finanzas y Tesorería General del Estado.