24 de enero de 2014 / 09:27 p.m.

Monterrey.- A pesar de las bajas temperaturas, muchas personas tienen la necesidad de salir a trabajar a las calles de Monterrey.

Bajo temperaturas de hasta cero grado en algunas zonas de la ciudad, franeleros, albañiles, lavacohes, vendedores de dulces y comida, tienen que aguantar estas temperaturas.

A lo largo de la ciudad, sobre las avenidas principales, en banquetas o caminando en diferentes puntos de Monterrey, estas personas ofrecen su trabajo.

La mañana del viernes, varias personas fueron vistas deambular con su mercancía, el frío cala hasta los huesos, pero ellos tratan de convencer a sus clientes para que compren.

Arturo Hernández Pérez, de 57 años de edad, empuja un triciclo desde las siete de la mañana, caminó durante muchas horas para lograr vender algunos dulces o cocos con limón y chile.

Pero señala "Tengo que salir a trabajar, no hay de otra", además de su necesidad enfrenta otro problema, no cuenta con una chamarra adecuada para este tipo de situaciones.

Debido a esto, tiene que soportar las gélidas temperaturas, caminar aún más para mitigar en algo el frío de la ciudad y con suerte conseguir para comer.

Otro de los ejemplos es don Francisco bolero desde hace muchas décadas, para él se necesita suerte para llevar algo de dinero a casa.

"Tengo que trabajar, que le hacemos, el hambre esta fuerte" y explica que si tiene suerte llevará dos boleadas a su casa.

Sentado sobre un pequeño banco, Don Francisco no pierde la esperanza y con entusiasmo da lustre a los zapatos de un cliente, pero a la vez dice "hay que trabajar".

Pero sobre las calles no solo ellos trabajan, un hombre de 72 años de edad, Maxinino Garza, tiene el mismo pensamiento, detrás de sus lentes para sol, hay un rostro cansado y duro.

El frío lo hace temblar, pero asegura que para comer tiene que trabajar duro. "Aquí trabajando duro para tener algo para comer"

Sin soltar su franela, don Maximino esta al tanto de los automovilistas que llegan buscando un lugar donde poder estacionar el auto.

Marcial Pasarón