MARILu OVIEDO | multimedios digital
27 de agosto de 2015 / 10:06 a.m.

Monterrey.- Elvira, Antonia y Carlos, son tres personas de la tercera edad que tienen algo en común: Las ganas de superarse.

La falta de recursos y apoyo de sus padres fueron algunos factores que no les permitió ir a escuela.

Elvira Zapata tenía debilidad auditiva y problema del lenguaje, no había dinero para atenderle el problema, apenas a los 15 años tuvo mejoría.
A sus 65 años está aprendiendo los números y letras en el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), aunque en su familia no hay mucho apoyo.

Por su parte,  Carlos Urbina recuerda la amarga experiencia que tuvo con su padre, pues de niño lo golpeó al solicitarle material para la escuela. Ahora a los 74 años acaba de terminar la primaria y va por la secundaria pues le interesa aprender sobre todo para usar el celular y las redes sociales.

urbina
A sus 74 años Carlos Urbina aprendió a leer, ahora busca seguir estudiando. | MARILÚ OVIEDO. 

Otro caso es el de Antonia Medrano quien concluyó la secundaria hace poco. A través de un anuncio se enteró de las clases del INEA y ahora a los 66 años busca ser psicóloga y por lo pronto ya dio el primer paso.

"El INEA atiende a 28 mil personas en el Estado, así lo informó el delegado Edgardo Sebastián Jiménez"

Segun el censo del INEGI de 2010, en Nuevo León existen 958 mil 035 personas con rezago educativo, es decir, el 28.85 por ciento el cual tiene 15 años y más.

Asimismo el INEGI reporta que existen en el Estado 73 mil 242 analfabetas, 282 mil 141 que no han cursado primaria y 602 mil 652 sin secundaria.

inea
La falta de recursos y apoyo de sus padres fueron algunos factores para que estas tres personas no se les permitiera ir a la escuela. | MARILÚ OVIEDO

Según el INEA, Monterrey es el municipio donde hay más analfabetas al contabilizar 19 mil 246; 68 mil 486 personas sin primaria y 149 mil 481 sin secuendaria.

En la primera etapa de alfabetización las personas aprenden a leer y escribir en un tiempo estimado de seis meses e incluso se les da una gratificación de 500 pesos.

Queda claro que para estudiar no hay edad, sólo falta tomar la decisión.