AGUSTÍN MARTÍNEZ 
28 de junio de 2017 / 07:53 p.m.

MONTERREY.- Luego de que se diera a conocer la captura de dos sospechosos del crimen, los familiares de Leslie Rubí esperan que, ahora sí, las autoridades hagan su trabajo, y castiguen con rigor a quienes privaron de la vida a la adolescente.

Verónica Oviedo Martínez, madre de la jovencita de 17 años, dijo que todos están sorprendidos y desconcertados por los hechos, pues no había ningún motivo para que alguien atentara contra su hija.

El ama de casa expresó su gratitud para todas aquellas personas que la acompañaron en el sepelio, que se llevó a cabo la tarde del martes en el panteón Municipal Valle Verde.

“No me imaginé que fuera tanta gente. Gente que de alguna forma se solidarizó con nosotros. Sí, y eran más muchachas que eran del coro. Mi niña estaba en retiros de la iglesia, también”, aseveró.

Oviedo Martínez se dijo decepcionada del actuar de las autoridades, pues no vio ni sintió ningún apoyo después de que la joven fue privada de la libertad en la colonia San Bernabé, el pasado 8 de junio.

“Cuando pusimos la denuncia esperábamos que nos mandaran con una patrulla, de perdido de Fuerza Civil o ministerial, para hacer rondines por las calles, buscando el carro, o algo”, refirió.

En la mente de la señora se amontonan las interrogantes. Le es imposible encontrar una sola razón por la que su niña tuvo que pasar por eso.

“No, nos explicamos todavía por qué, pues ella no se metía con nadie. Ni drogadicta, ni nada. Nosotros nos preguntamos: ¿por qué? ¿Por qué mi niña? ¿Por qué a ella? ¿Por qué hacerle eso?”, cuestionó.

Por medio de la prensa se enteró de que la Agencia Estatal de Investigaciones ubicó hace un par de días a dos sospechosos del crimen de Leslie, y quienes también habrían participado en el asesinato de un policía de Fuerza Civil el pasado 15 de junio.

Pidió justicia, aunque sabe bien que ni siquiera el peor castigo para los criminales, le regresará nunca la vida y la alegría de su hija.

“No, pues que las autoridades hagan lo que tengan que hacer. Todo el peso de la ley, si son los que dijeron. Todo el peso de la ley contra ellos, si son culpables.

En aquel hogar de la colonia Fomerrey 110, en el norponiente de Monterrey, se siente la ausencia de Leslie Rubí Oviedo Martínez.
Su mamá, sus hermanos, su abuelo y el resto de la familia, la extrañan y saben que no volverán a verla.


ilp