5 de noviembre de 2014 / 02:37 a.m.

Monterrey.- El procurador de justicia de Nuevo León, Adrián de la Garza, negó que el General Ricardo César Niño, quien fue asesinado el pasado domingo 2 de noviembre cuando circulaba en la carretera Libre Nuevo Laredo-Monterrey; haya recibido ataques directos en ocasiones anteriores.

La noche del jueves 9 de octubre, un convoy en el que viajaba el General Niño, habría sufrido un ataque en el libramiento Monterrey-Ciudad Victoria en el municipio de Linares.

Sin embargo, el Procurador dijo que tras las investigaciones realizadas aquel día por la dependencia que encabeza, se llegó a la conclusión que se trató de una confusión y no de un ataque, pues en el lugar no se observaron daños a vehículos o a comercios cercanos, ni indicios de balazos.

Así mismo dijo que solamente por parte de los escoltas del General hubo disparos, pues se encontraron casquillos calibre .50, correspondientes a las armas de éstos.

Adrián de la Garza reiteró que mientras el General se desempeñó en el área de seguridad del municipio de Cadereyta,  su dependencia no registró ninguna agresión hacia Ricardo César Niño.

LLEVABA DINERO EN MOCHILA

El funcionario estatal dio a conocer que al momento del asesinato del General, éste llevaba en una mochila con ropa, la cantidad de 240 mil pesos aproximadamente, que se presume corresponden a los ingresos que recibía por trabajar en Tamaulipas.

Añadió que de acuerdo a la reconstrucción de los hechos se ha podido establecer la posibilidad de que el General iba armado, pero su pistola habría sido robada, pues se encontraron vestigios de arma tipo escopeta, que generalmente no son utilizados por los delincuentes.

Al ahora occiso y a su esposa, quien viajaba con él y también perdió la vida en el ataque, se les sustrajeron además sus teléfonos celulares, detalló de la Garza Santos, en entrevista con Telediario Nocturno.

FOTO: Archivo

TELEDIARIO DIGITAL