6 de noviembre de 2014 / 01:42 a.m.

Monterrey.-  Como el ex general Ricardo Cesar Niño Villanueva y su esposa fueron asesinados en pleno monte y en la madrugada, nadie vio ni escuchó nada, por lo que hasta el momento la Procuraduría de Justicia no tiene pistas para esclarecer el hecho.

 Trascendió que no cuentan con evidencias que los lleve a dar con los presuntos criminales que acabaron con la vida de Niño Villanueva, quien desde el pasado mes de mayo se desempeñaba como coordinador general de Seguridad Pública con base en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

 En este caso, como en otras ocasiones, tampoco tienen el apoyo de alguna cámara de video que haya captado los hechos.

Los elementos del grupo de homicidios de la Agencia Estatal solo tienen como pruebas los más de 100 casquillos percutidos que peritos de la dirección de criminalística recabaron en la escena de la doble ejecución.

Por lo que, por el momento, los investigadores estatales todavía buscan establecer las causas o motivos por las que el ex militar viajaba solo con su esposa, Flora Pineda Orozco, en un vehículo Tsuru, de modelo antiguo; si tenía a su disposición tres camionetas blindadas y elementos de seguridad que lo protegían.

Además, de la poderosa razón que tuvo para salir el sábado 1 de noviembre alrededor de las 20:00 horas de Nuevo Laredo y trasladarse, sin las medidas de seguridad correspondientes, a Vallecillo, en Nuevo León, donde finalmente fue acribillado.

Niño Villanueva tenía cinco meses de estar comisionado en Tamaulipas, donde tenía a su cargo la responsabilidad de la seguridad de la región norte, la cual abarca varios municipios de la ciudad fronteriza, entre esos, Nuevo Laredo.

FOTO: Especial

REDACCIÓN