25 de marzo de 2014 / 02:46 p.m.

Monterrey.- Las marcas de la agresión aún se ven en su cuerpo, Marlon Águilar tiene 30 puntadas en su brazo derecho, 14 en el rostro y 10 en la mano izquierda, producto del ataque de un hombre con un envase de cerveza.

Fue durante las primeras horas de este domingo, cuando el joven de 23 años de edad habitante de Escobedo, se encontraba en el bar La Fama, ubicado en la avenida Universidad, en San Nicolás de los Garza.

Al intentar dialogar con la novia de un amigo, tras una disgusto que tuvo la pareja, otros conocidos de la dama lo agredieron, primero a golpes y posteriormente uno de ellos identificado como Luis Antonio Sarabia, de 25, lo lesionó con el envase en varias ocasiones.

Al ver el ataque los guardias de seguridad lo sacaron del bar, pero afuera ya se encontraba Luis quien lo siguió atacando sin que él pudiera defenderse.

Marlon, quien es padre de una menor de cinco meses, comentó que a pesar de ver el estado en que se encontraba llenó de sangre y casi sin conocimiento, los elementos de seguridad no llamaron a los cuerpos de auxilio como Cruz Roja o Verde y lo dejaron tirado afuera del bar.

Fue entonces cuando un amigo salió y lo llevó primero a una clínica cercana donde debido a las lesiones no lo atendieron y luego fue llevado al hospital metropolitano.

Ahí los médicos le comentaron que faltó poco para dañar una de las venas principales y de haber sido lastimada, y desangrarse pudo perder la vida en unos dos minutos.

Ahora Marlon y su padre Juan Javier Águilar, solicitan el apoyo legal de un abogado para que no quedé libre el presunto agresor y además interponer la denuncia contra el establecimiento porque no se le dio protección al joven a pesar de ser un cliente.

“Ojala y alguien nos pueda ayudar para que nos asesoren y que nos digan qué podemos hacer, porque el abogado de oficio nos dice que el mucho va a salir porque las heridas no ponen en riesgo la vida de mi hijo”, comentó Juan.

“Los de seguridad nada más me miran y no hacen nada y detienen al hombre, una persona me ayudó y luego salió mi amigo, queremos que los de seguridad respondan, que el bar responda”, expresó Marlon.

Los quejosos solicitan que en el bar se brinde mayor seguridad y que el presunto responsable pague por los hechos, ya que la cuenta ya haciende a más de 3 mil pesos, se requiere comprar medicamento y de terapia para la rehabilitación del joven.

Marlon platicó que incluso debido a la lesión en el brazo derecho no siente al cien por ciento su brazo y ahora será complicado laborar en el mercado rodante donde cargaba algunos bultos, situación que afectara en la economía de su hogar.

Marilú Oviedo