MILENIO DIGITAL
19 de marzo de 2017 / 04:53 p.m.

MONTERREY.- El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera, consideró que la violencia que se vive al interior de los penales repercute principalmente en los niños que nacen y viven ahí, quienes se desarrollan en un ambiente hostil y sin las necesidades básicas de alimento, ropa o estudios.

El Monseñor señaló que luego de cumplirse los tres años que por derecho les permite a los menores estar con sus madres, viven una situación "desgarradora" de ruptura familiar, aunque admitió que una estancia más prolongada no sería sano para los niños.

Por este motivo urgió a las autoridades de los tres niveles de gobierno garantizar las condiciones de seguridad al interior que le permita a estos pequeños desarrollarse.

"Quienes gobiernan deben de proveer lo necesario para que estos niños y niñas tengan un desarrollo humano y espiritual desacuerdo a sus edades.

"Nadie tiene la solución los psicólogos dicen que no es buena una permanencia más prolongada pero al mismo tiempo la ruptura del amor materno también trae complicaciones para estas niñas y estos niños", dijo.

El arzobispo expresó que desde la Pastoral Penitenciaria procuran brindar atención a los menores y a sus madres pero resaltó que estos esfuerzos no son suficientes y aún se requiere mucha colaboración del gobierno.

Por otra parte, ante el hallazgo de presuntos restos humanos en una narco fosa en García, el arzobispo urgió a las autoridades a brindar información a las familias de personas desaparecidas, quienes viven en incertidumbre.