ISRAEL SANTACRUZ
7 de julio de 2017 / 11:09 a.m.

MONTERREY.- La vida de Mario Alberto González dio un vuelco de 180 grados; 24 años, recién casado y su primer hijo había nacido apenas semanas atrás... pero una descarga eléctrica mientras laboraba instalando anuncios panorámicos cambió todo.

El accidente dejó secuelas catastróficas: hubo que reconstruir su mano derecha, pero sólo conservó su dedo meñique; su antebrazo izquierdo no pudo salvarse y fue amputado.

Desde entonces él y su familia luchan por salir adelante. Una nueva hija de Mario llegó, y con ella las ganas de luchar por salir adelante.

Encontraron una prótesis ideal, mecánica, una prótesis a la que le basta un impulso de algunos músculos para abrir y cerrar un puño mecánico. El problema es su costo: tan sólo la prótesis del brazo izquierdo cuesta 200 mil pesos. Por ello es que la familia busca el apoyo de la comunidad.

Esta prótesis es mucho más que una extensión mecánica para Mario, es la oportunidad de cargar a sus hijos, de abrazar plenamente a su familia y de volver a sentirse productivo. Es la oportunidad de una vida plena.

Algunos apoyos fluyen. El municipio de Guadalupe a través del DIF Municipal se comprometió a ofrecer dos prótesis que tardarán algunas semanas en quedar listas, algo que sin duda ayudará a Mario, aunque toda la ayuda que es necesaria y bien recibida.

Si quiere ayudar puede hacerlo en la cuenta 4152-3133-0838-7989 de Bancomer a nombre de Griselda Mendonza, o bien al teléfono 812-004-0334. También puede seguir la página de Facebook "Un granito de ayuda para Mario Alberto".


pjt