1 de abril de 2014 / 01:14 a.m.

Monterrey.- Una mujer, habitante de la colonia Metroplex, en Apodaca, pidió a las autoridades de la clínica No.6 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) su intervención para que le retiren un jelco que presuntamente se le quedó en la muñeca tras una operación en dicho nosocomio.

Alejandra Benavides Treviño, de 40 años de edad, comentó que fue operada el pasado 26 de febrero de un quiste en el ovario y fue entonces cuando se le quedó el jelco o catéter para infusión de líquidos en su mano derecha y ahora presenta mucho dolor, por lo que no puede trabajar de una forma normal.

"Donde me pusieron el catéter para el suero yo siento un plástico y creo que es el Jelco, me molesta mucho, me duele mi mano. He ido al Seguro 10 veces para que me lo retiren, de primero me mandaron a cirugía ambulatoria que me hicieran y me regresaron, fui a Urgencias, también me regresaron y me mandaron con mi médico particular, el médico de Urgencias me pidió que fuera al siguiente día para ver cómo seguía el dolor y que no se me infectara", dijo la mujer.

"Hoy en la mañana me dijeron (en una clínica particular) que podía afectarme un nervio y podía irse hasta el cuello", expresó.

En tanto Gabriela Benavides, hermana de Alejandra, dijo que el medicamento que le dan para el dolor y para que baje la inflamación es el mismo, diclofenaco y ya la dieron de "alta" le dijeron que lo que tenía era una trombosis superficial y que con el tiempo se le iba a ir quitando.

"El problema es que el medicamento es naproxen y ácido acetilsalicilico y tengo entendido que sube la presión y ella es hipertensa, ellos deben de tener un expediente personal donde se le atiende de manera personal y se le está dando ese medicamento y no le van a servir, entonces son vueltas y vueltas", dijo.

Además, comentó que un médico particular les informó que una cirugía para retirar el jelco les sale en alrededor de 10 mil pesos, por lo que piden que la atiendan eso porque se puede complicar su salud.

Marilú Oviedo