30 de enero de 2014 / 04:30 p.m.

Santa Catarina.- Aunado a la tragedia por la pérdida de un ser querido, los familiares del adolescente Luis Fernando Castro, asesinado el martes en Santa Catarina, enfrentan una dura situación económica.

Apenas pudieron reunir el enganche del servicio funerario, aunque el velorio se llevó a cabo en el domicilio. Tras acudir ante el DIF municipal, no encontraron respuesta a sus solicitudes de apoyo.

Tania Guadalupe recordó los últimos momentos de su hermano de 15 años, estudiante de tercer grado de secundaria y comentó "Nada más nos dijo ese día, antes de que falleciera, que iba al ciber a bajar música. No tenía ni media hora de que había salido de aquí de la casa. Todavía estaba bien, yo lo vi bien".

En este momento de crisis, quienes conocieron a Castro Contreras exigen que la Procuraduría de Justicia realice una efectiva investigación de los hechos.

Los restos del menor de edad fueron velados desde la tarde del miércoles y hasta este jueves, en su vivienda de la colonia Trabajadores.

Sus amigos y conocidos lo describieron como una persona tranquila. El joven tenía novia y aparentemente no había ningún problema serio en su vida.

"Pues que era un niño muy tranquilo, que tenía ganas de vivir. Él ya tenía planes. Estaba generando ya su futuro, nada más que a manos de unos cobardes, porque así se les puede decir, le quitaron la vida", aseveró su amiga Johana Medrano.

Ella agradeció las muestras de apoyo moral y económico de familiares, amigos y vecinos, aunque la ayuda resultó insuficiente y en el Municipio les cerraron las puertas.

"Gracias a toda la familia y a las personas que nos han apoyado. También a los que nos ayudaron económicamente, incluso trayéndonos cosas, víveres, para darle a la misma gente que estaba con nosotros", explicó.

El crimen de Luis Fernando ocurrió la tarde del pasado martes en unas canchas deportivas ubicadas a tres cuadras de su vivienda, en Santa Catarina.

El muchacho caminaba junto a un amigo cuando de repente los interceptaron dos sujetos en una motocicleta, uno de los cuales le disparó en el abdomen con una pistola.

Los familiares de la víctima esperan el respaldo de las autoridades locales a través del DIF, pues sólo por el terreno del panteón Municipal, tienen un adeudo de más de 8 mil pesos.

Al acudir ante dicha instancia, no los escucharon ni les hicieron ningún descuento, por lo que la situación que enfrentan es verdaderamente apremiante.

Agustín Martínez