ERIK SOLHEIM ROCHA
14 de marzo de 2017 / 04:38 p.m.

MONTERREY.- Ante los recientes hechos de inseguridad relacionados con la delincuencia organizada, en el Congreso Local prevé solicitar al Gobierno del estado, el declarar a Nuevo León zona de alerta para que las fuerzas federales tomen el control de la seguridad en la entidad.

El punto de acuerdo podría ser presentado este miércoles en el Pleno del Congreso del Estado, informó el coordinador de la bancada panista, Arturo Salinas.

“Yo haría un llamado ya al gobernador del Estado a realizar una alerta en materia de seguridad, ya hay que declarar al estado de Nuevo León en zona de alerta en seguridad”.

“Esta alerta tiene muchísimo sentido porque esto obliga a que las fuerzas federales vengan a Nuevo León y tomen el control de la seguridad”, dijo el legislador.

La noche del lunes, los restos mutilados de una persona fueron hallados en tres bolsas de plástico a un costado de la Carretera a Saltillo, en el municipio de Santa Catarina, esta situación para el coordinador de los priistas, Marco González, obedece a un relajamiento de las autoridades.

“Se nos está haciendo normal ver gente descuartizada en bolsas apareciendo cada tercer día cuando esto no es normal en ninguna parte del mundo”.

“Los narco mensajes o las mantas esas hay que tomarlas con seriedad, aunque no todo lo que dicen es verdad”.

“Hubo un relajamiento en el tema de seguridad y eso causó un vació y los grupos criminales están aprovechando ese relajamiento”, señaló el disputado.

Cabe recordar que dicho hallazgo es similar al suscitado el pasado miércoles, cuando fueron encontradas varias bolsas en el interior de una camioneta abandonada, en calles del municipio de Escobedo, ahí se trató de tres personas mutiladas.

En el caso de los secuestros, los diputados coincidieron en que la ciudadanía no tiene la suficiente confianza para denunciar a sus plagiarios.

“Por supuesto que no confían y cuando bajan las denuncias es que no hay confianza en las autoridades como es el caso, creo que una solución pudiera ser que si se trata de un gobierno que quisiera ser proactivo ver la manera de poder cambiar la definición de secuestro a que sea un delito que pueda ser perseguido de manera oficiosa, la privación ilegal de la libertad”, consideró el coordinador panista Arturo Salinas.

“Este es un círculo vicioso que nunca va a terminar porque la autoridad le echa la culpa a las personas que han sido secuestradas de no hacer la denuncia, y el secuestrado no tiene confianza en la autoridad porque no sabe cómo van a usar la información si se la pasan a los grupos criminales o si de verdad hacen algo”, dijo el diputado Marco González.