MARILÚ OVIEDO
29 de septiembre de 2015 / 08:15 a.m.

Monterrey.- La institución Renace busca tener "cárceles limpias", es decir una estrategia para resolver la problemática del control de los penales.

Martín Sánchez Bocanegra, director general, indicó que hace unos meses se propuso a los candidatos a la gubernatura a que se comprometieran a cumplir con diez compromisos.

Algunos fueron la despresurización, programas de reinserción, el dar productos alimenticios de calidad, servicio de salud, mejorar la infraestructura, incrementar los recursos para centros penitenciarios, continuar y finalizar el penal de Mina, profesionalizar al personal para operación de las prisiones, separar a hombres y mujeres, entre otros.

"Una de las propuestas es la despresurización es decir, buscar la manera de que todas las personas que estén por delitos menores, que no tengan por qué estar ahí, que estén cumpliendo penas muy cortas que no tengan que estar ahí que tengan su libertad para despresurizarlos, estamos hablando de 3 mil, 3 mil 500 personas pudieran ser apoyadas con una libertad anticipada", dijo Sánchez Bocanegra.

Detalló que en Nuevo León existen al menos 9 mil internos en los tres penales, pero carecen de varios servicios sobre todo el humanitario.

Por lo pronto espera que las nuevas autoridades cumplan en este tema.

"Creemos que podemos tener un buen impacto, sabemos que la respuesta no es de la noche a la mañana y que es un programa que tiene que llevarse a largo plazo, pero como estado creo que debemos de prepararnos porque a nivel nacional estamos participando en una nueva ley de ejecución penal, que es el nuevo marco jurídico de cómo deben de estar funcionando los penales", comentó.

Sánchez Bocanegra lamentó que las autoridades olviden a los presos.