CÉSAR CUBERO
15 de marzo de 2016 / 09:38 a.m.

Monterrey.- El auto de formal prisión dictado a cinco elementos de la Secretaría de Marina (Semar) por la desaparición de Armando Humberto del Bosque Villarreal es un triunfo para el esfuerzo y para la justicia, consideró Raymundo Ramos Vázquez, presidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Pero considera que aún el Ministerio Público tendrá que soportar presiones "del más alto nivel", por lo que confía en que no se dejen intimidar, como ya le sucedió a él en mayo de 2014, cuando su oficina fue sitiada por cerca de 150 elementos de la Marina.

La historia de Armando Humberto del Bosque Villarreal inicia el 3 de agosto de 2013, cuando es víctima de desaparición forzada, dos meses después, el 3 de octubre de ese año su cuerpo fue encontrado en la comunidad de Colombia, municipio de Anáhuac, Nuevo León.

Sobre el futuro de este caso dijo que no queda más que confiar en que el Ministerio Público no cederá a presiones y que se hará justicia.

"Nosotros queremos confiar plenamente en la autonomía del Poder Judicial, en el juez que lleva el caso, que no se deje intimidar porque van a llegarle un buen número de abogados de la Marina, y va a haber presiones de alto nivel, seguramente.

"Nosotros queremos confiar en que la averiguación que hizo el Ministerio Público está completa, está sustentada y está apegada a derecho; no se están haciendo acusaciones en falso contra nadie; y lo único que pedimos es que se haga justicia", enfatizó Raymundo Ramos.

Según relata el presidente del comité, el caso les llegó a ellos al ser Nuevo Laredo la localidad más cercana a Colombia y por llevar casos parecidos al de del Bosque Villarreal.

Marinos
La policía de Anáhuac informó que la Marina se llevó al detenido | MILENIO

"La población más cercana a Colombia es Nuevo Laredo, Tamaulipas, aquí se inició la denuncia penal en la PGR, después se declaró la incompetencia hacia la PGR de Nuevo León, que es la que le compete por entidad federativa, y esa averiguación terminó en la PGR de Escobedo.

"A su vez don Humberto (padre del desaparecido) pidió nuestra intervención y en ese mismo mes de agosto hicimos la queja, la presentamos en la Comisión Nacional de Derechos Humanos e hicimos de conocimiento a la Presidencia de la República, a Secretaría de Gobernación y a la propia Secretaría de Marina sobre estos hechos", mencionó.

Las quejas no pararon ahí y fueron llevadas a los organismos internacionales más importantes en el tema de desaparición.

Dentro de las investigaciones que realizó el Comité de Nuevo Laredo resultó que la policía de Anáhuac informó que la Marina se llevó al detenido.

"Cuando nos llega la queja, parte de la investigación recae en nosotros; buscar testigos, testimonios y evidencias.

"Así encontramos que dos policías municipales de Anáhuac habían hecho un parte informativo sobre estos hechos, donde ellos reconocían que el personal de la Marina les había quitado al detenido, en este caso, a Armando Humberto del Bosque Villarreal", destacó Ramos Vázquez.

El desenlace fatal de esta historia inicia, según el activista, cuando del Bosque Villarreal acude a poner una denuncia de allanamiento, después de ello, nunca más se le volvió a ver con vida.

"Del Bosque Villarreal fue a la policía de Anáhuac, ahí en Colombia, a poner una queja por allanamiento y por amenazas.

"No nos imaginábamos nosotros que la persona que lo había amenazado resultó ser un informante de la Marina que lo tenían ahí en Colombia, por eso hubo represalias contra Armando Humberto, porque al que denunciamos era colaborador de ellos", mencionó Ramos Vázquez.

Armando Humberto del Bosque Villarreal
Armando Humberto del Bosque Villarreal, desaparecido en 2013 | ESPECIAL

Sin embargo, tras todo el esfuerzo y las pruebas, el juez tercero de lo penal en Nuevo León, terminó por negar tres de las ocho órdenes de aprehensión que se le habían solicitado, resultando sólo cinco marinos detenidos.

"El juez tercero negó tres órdenes de aprehensión y nada más autorizó cinco órdenes de ocho que solicitó el Ministerio Público", precisó.

En estos dos años y medio, Ramos Vázquez aegura que fueron víctimas de amenazas él, el padre del joven, el Ministerio Público, y para ello recordó el allanamiento del que iba a ser objeto su oficina en mayo del 2014.

"Fueron dos años y medio, tampoco fue una averiguación sencilla, hubo amenazas de por medio, hubo presión para el Ministerio Público, hubo amenazas para don Humberto, hubo amenazas para nosotros.

"La Marina quiso allanar mi oficina en mayo de 2014, precisamente para conocer la información que estábamos recopilando en ese y otros casos en que ellos estaban acusados", puntualizó.