3 de agosto de 2014 / 03:08 p.m.

Monterrey.- Viernes 23:30 horas, Rolando García Sánchez de 32 años de edad, regresaba de un torneo en el municipio de Allende, cuando fue abatido por elementos de la Fuerza Civil de Nuevo León.

"Mi nuera pensó que saliendo del Sol del Vergel, que era donde estaba el tronero, se había quedado conmigo porque no regresó y ella le llamó y le llamó pero el celular estaba apagado", dijo María Soledad Sánchez Valdes, madre del fallecido.

Era un padre ejemplar, mencionaron sus familiares, dedicado a su esposa, sus hijas y al golf su deporte favorito.

Pero todo eso se vino abajo durante los últimos minutos del pasado viernes.

"El venía de trabajar, sí venia tomado no te digo que no, no sé a que grado, pero no venía armado como dicen que disparó, ni drogado; él venía festejando una premiación", dijo la madre.

Fue perseguido por varias unidades, hasta que su vehículo se detuvo en un anuncio panorámico; él ya se encontraba sin vida.

Sobre el pavimento sólo se localizaron casquillos calibre .223, utilizados en las armas AR-15 que portan los elementos de esta corporación.

Pero no se informó si se encontraron casquillos de otro tipo de arma. 

"Lo único que queremos es que aclarezcan el caso porque mi hermano no puede quedar como un delincuente, porque él en ningún momento tenía arma, esa se lo 'sembraron' los policías", dijo su hermana.

Ellos desconocen todo y quieren una pronta respuesta de la autoridad.

Transcurrieron 15 horas para que los familiares de Rolando García se enteraran que había fallecido.

En su casa decenas de personas esperaban la llegada de su entrañable amigo.

Cinco veladoras, una playera de futbol, varios trofeos, un puro y una copa de vino llenaban ese vacío que dejó Rolando en su familia

Los padres de Rolando piden una explicación a la autoridad, pues dentro del vehículo había dinero en efectivo, mercancía que la víctima vendía en los torneos, así como esta bolsa con palos de golf valuada en más de 25 mil pesos.

"Rodrigo, quiero justicia porque no es el primero que han mato los policías con licencia", dijo la madre.

El cuerpo fue entregado durante la madrugada del domingo a la familia, quienes señalaron que no descansaran hasta que los responsables de esta tragedia sean castigados por la justicia.

FOTO: Especial 

FRANCISCO CANTÚ