ERIK SOLHEIM ROCHA Y SANDRA GONZÁLEZ
2 de mayo de 2017 / 08:10 p.m.

MONTERREY.- La salida de Fernando Marty Ordóñez del Instituto de Control Vehicular, dividió opiniones en el Congreso Local, mientras Acción Nacional augura que es el primer paso para la desaparición del organismo, el PRI pide poner lupa a la deuda del instituto.

Actualmente la deuda del Instituto de Control Vehicular rebasa los 2 mil 600 millones de pesos, con un plazo a pagar hasta el 2036.

“Aquí lo importante es que la deuda que tiene el Instituto de Control Vehicular finalmente la debe seguir asumiendo el Gobierno del Estado independientemente si desaparece o no desaparece la deuda sigue”, dijo el priista Marco González.

“Hay que desaparecer el instituto hay que ahorrarse ese dinero y que se quede una oficina administrativa para controlar el tema de cambios de placas y el tema de refrendos”, consideró el coordinador panista Arturo Salinas.

Por su parte, el gobernador Jaime Rodríguez, admitió el martes que están analizando de dónde obtendrán el dinero para pagar la bursatilización del Instituto de Control Vehicular, ante su inminente cierre.

En entrevista, el mandatario señaló que la deuda se pagaba con los ingresos por tenencia y refrendo, pero ante la eliminación del impuesto y con los planes de eficientar la dependencia para que todos los trámites se puedan realizar vía internet o en ventanilla bancaria, las autoridades buscan soluciones.

En tanto, en las próximas horas se nombrará a un encargado de despacho luego de la renuncia de Fernando Marty Ordóñez.