NOTIMEX
11 de marzo de 2016 / 01:51 p.m.

Monterrey.- La trayectoria de éxito dentro de la música norteña de Los Relámpagos del Norte, que entre 1963 y 1970 integraron Ramón Ayala y Cornelio Reyna, quedó plasmada en el libro "Los relámpagos que fueron", que fue presentado en la Feria Universitaria UANLeer 2016.

De la autoría del escritor Juan Ricardo Martínez Ávila, quien se firma como J. R. M. Ávila por lo común de su nombre completo, señaló que en su obra los lectores podrán conocer las andanzas de los dos íconos de la música regional mexicana, cuyas canciones perviven en la memoria colectiva del público.

Más allá de los discos que grabaron, en casi siete años juntos, a partir de la relación musical que iniciaron en el bar "Cadillac" de Reynosa, Tamaulipas, "la historia editada por la Universidad Autónoma de Nuevo León se sostiene por sí misma", expresó.

"El libro es como una nostalgia mía, de adolescente los oí mucho, por el gusto de escucharlos, pero pensé, por qué no habla la gente de Los Relámpagos del Norte, por qué no los rescata, luego de que su éxito se reconoció no sólo en México, sino en el sur de Estados Unidos", mencionó.

Con temas como "Ya no llores" (su primer éxito), "Mi tesoro", "Mil noches", "Idos de la mente" y "Tengo miedo", entre otros, la legendaria agrupación norteña "está en la memoria de la comunidad de la gente, de todo el norte de México y de todo el sur de Estados Unidos y a lo mejor más allá", dijo.

Por ello, "no es posible que hayan tenido tanta significación en todos estos lugares y no se les reconozca, sobre todo para las nuevas generaciones que los oyen como algo perdido e incluso escuchan esas canciones en voces de otros artistas", manifestó la víspera durante la presentación realizada en el Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

Lo anterior, añadió J. R. M. Ávila, sin saber que esas canciones son originales de la agrupación conformada por Ramón Ayala, nacido en Monterrey, y el extinto Cornelio Reyna, oriundo del estado de Coahuila, pero adoptado en Reynosa; el primero con el acordeón y el segundo con el bajo sexto.

Durante la presentación, el promotor musical Luis Antonio Garza Torres resaltó la relevancia de Los Relámpagos del Norte en el ambiente artístico de México y parte de Estados Unidos, al "llevar la música de cantina a un nivel de preponderancia. Ellos lograron triunfar por méritos propios, acompañados de la labor del empresario Servando Cano", expresó.

Hoy en día, señaló que "la música norteña llegó y se quedó en un nivel muy alto, por lo que no se puede soslayar la historia de Ramón Ayala, hoy aún vigente con Los Bravos del Norte, y de Cornelio Reyna, quien terminó de inmortalizarse con el tema ‘Me caí de la nube’".

Agrupaciones como Intocable, Pesado, Duelo se han inspirado en esa huella que dejó el afamado dueto norteño, que "nació de la nada, para estar en todas partes hasta llegar a rascarle casi el espinazo al cielo", dijo Garza Torres.

Los Relámpagos del Norte
Entre los invitados se encontraba el empresario Servando Cano | NOTIMEX

A su vez, el escritor e historiador Ramiro Estrada Sánchez sostuvo que, en el caso de Los Relámpagos del Norte, "su deslumbre continúa siendo patrimonio indispensable de la música regional y particularmente de la música regional de Nuevo León.

"Ramón y Cornelio dejaron una huella profunda, enorme, inmensa en el sur de Estados Unidos y en muchas partes de México, a tal punto que recibieron, entre muchísimos premios, en Estados Unidos, nombres de calles y reconocimientos innumerables", sostuvo.

Incluso, cuando Cornelio Reyna murió en 1997, "el Senado de Estados Unidos estableció un día de duelo por su muerte, insólito, apenas creíble, Cornelio y Ramón Ayala son dos enormes figuras de la música regional", manifestó Estrada Sánchez.

"En estos tiempos, en que se trata de borrar barreras y nacionalidades por la gente que solamente piensa en los negocios transnacionales, qué importante es rendir homenaje a quienes con su música permitieron un ancla de identidad, este libro es un hermoso homenaje a Ramón y Cornelio", resaltó.

Durante la presentación de "Los relámpagos que fueron" se dieron cita Servando Cano, promotor del afamado conjunto norteño; Catarino Leos Rodríguez, director y vocalista de Los Rancheritos del Topo Chico, así como Pepe Hernández, vocalista de Los Gorriones del Topo Chico, otra agrupación pionera de la música norteña.