1 de junio de 2014 / 10:28 p.m.

Monterrey.- Los dos policías de Fuerza Civil que murieron la madrugada del domingo en un accidente vial, provocado por un conductor en presunto estado de ebriedad, tenían un año de haber ingresado a la corporación.

La madrugada del domingo iban en la caja de la patrulla FC745 que se dirigía a prestar apoyo en una persecución, pero al llegar al cruce de las avenidas Azteca y Plutarco Elías Calles, en la colonia Azteca del municipio de Guadalupe, salieron proyectados contra el suelo cuando una camioneta Cherokee los embistió.

Uno de ellos era Nicolás Pérez Rodolfo de apenas 23 años de edad. Él era originario de Veracruz y se unió a las filas en septiembre del año pasado con el objetivo de apoyar a su familia.

El otro era Otoniel Beltrán Garza de 31 años, nació y creció en Monterrey  y el 9 de Mayo de 2013 decidió portar el uniforme hasta el momento de su muerte.

De acuerdo a una fuente allegada a las investigaciones, Fuerza Civil tenía un filtro de seguridad en el sector oriente y detectaron que un vehículo, aparentemente una camioneta, les sacó la vuelta por lo que comenzaron a seguirlo.

Al escuchar la solicitud de apoyo en la frecuencia, la unidad FC745 que patrullaba el sector se aproximó de inmediato con sirena abierta pero su misión fue interrumpida por un sujeto que se dirigía a comprar más cerveza.

Esa noche, a Beltrán Garza y Pérez Rodolfo les tocó la función de tropa por lo que viajaban en la parte trasera de la unidad. La camioneta se impactó de lleno en el centro de la patrulla, el golpe fue tal que los elementos salieron volando y murieron de forma instantánea.

En el parte de tránsito del municipio de Guadalupe se identificó como responsable del accidente a Daniel López Mendoza, de 36 años, quien presentaba aliento alcohólico. Hasta el momento no se ha precisado si la camioneta Cherokee era el objetivo de la persecución.

Los mandos de la corporación esperan la opinión de los familiares de los elementos fallecidos para decidir si se realiza un homenaje a quienes cayeron en cumplimiento de su deber.

FOTO: Lorenzo Encinas

SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS