16 de marzo de 2014 / 01:36 a.m.

Monterrey.- Hasta hace unos días Juany fue policía del municipio de Monterrey. Abandonó tres años de servicio y todo por acusar penalmente de robo a tres de sus compañeros, entre ellos un marino.

Todo fue en Cumbres San Agustín a la una y media de la tarde del pasado 28 de febrero. Llegó a un baño de una tienda de conveniencia y pidió de favor a unos guardias del sector que le cuidaran la unidad.

La respuesta fue: la patrulla 81706 llegó al lugar y al ver los vidrios abajo de la unidad sacaron las pertenencias.   Sorprendida, retomó la vigilancia, informó a su superior y después de casi dos horas encontró a sus compañeros. 

La preocupación de Juany era evidente. Traía en su cartera su aguinaldo, su quincena y un pago de un préstamo que recibió. En total 15 mil pesos. No recuperó licencia de conducir, credencial de elector y su gafete. Su mochila era un desorden; su cartera no apareció. 

Asuntos Internos no le resolvió nada. Juany enfermó, se atendió, la incapacitaron y faltó a su trabajo. Ganó un arresto por 48 horas; la amenazaron con manchar su expediente en Plataforma México; le cambiaron la zona y su horario. Desilusionada, dejó su trabajo.

Ante la Procuraduría de Justicia demandó al teniente de la Marina, Sandokan Ricardo Mendoza Méndez; y a los elementos: Daniel Palacios Torres y Miguel Hernández Hernández.

José Plata