VICTORIA FÉLIX | MILENIO DIGITAL
4 de diciembre de 2015 / 07:59 a.m.

Monterrey.- La contaminación que afecta al área metropolitana de Nuevo León, está compuesta por polvo, hollín, partículas metálicas, cemento, polen, entre otros materiales denominados materia particulada (PM por sus siglas en ingles).

Esta información se reveló en un estudio realizado por la Coordinación General de Contaminación y Salud Ambiental, emitido en junio del 2015.

Dichas partículas se dividen a su vez en gruesas (PM10) y finas (PM2.5), y provienen de diversas fuentes. La materia particulada se encuentra suspendida en el aire y resulta altamente riesgosa para la salud, ya que es inhalable.

Dicho estudio arrojó que en la ciudad de Monterrey, la zona del Obispado durante el periodo del 16 de diciembre de 2014 al 14 de marzo de 2015, rebasó en cuatro ocasiones el límite permisible para la concentración de partículas PM10 y PM2.5 suspendidas en el aire, establecido por la Norma Oficial Mexicana NOM-025-SSA1-2014.

Igualmente al analizar la composición de los contaminantes del Obispado se encontró que el 60 por ciento de partículas gruesas provenía de materia derivada del suelo (tierra) y un 26 por ciento de la fracción fina corresponde a la erosión, resuspensión del suelo y de actividades mineras a cielo abierto.

Cabe mencionar que otras zonas como Santa Catarina y San Bernabé presentaron resultados similares al localizarse en sitios adyacentes a colinas de roca caliza, donde se ubican pedreras.

Así mismo los cerros conforman una barrera natural que impide la circulación adecuada del viento que permita desalojar la contaminación de las partículas suspendidas al exterior, señala el documento.

Actualmente los municipios que cuentan con una mala calidad del aire debido al PM10 son: Santa Catarina, San Nicolás y Juárez con una concentración de 107, 102 y 111 puntos IMECA, según datos del reporte semanal de la calidad del aire evaluado por El Sistema Integral de Monitoreo Ambiental (SIMA).

En el caso de San Nicolás, otro de los factores que contribuye a la contaminación es la influencia directa de las emisiones de procesos de industrias metalúrgicas.

Ademas otras zonas que presentan altos índices de contaminación son: Apodaca y Escobedo con 93 puntos IMECA, San Pedro con 88, San Bernabé 78, Obispado 74 y el municipio de García con 55 puntos de PM10.

Carlos Gómez, presidente del Observatorio Ciudadano de la Calidad del aire, señaló que la contaminación por partículas suspendidas repercute de manera importante en la salud.

"La conjunción de partículas PM10 y PM2.5 son digamos, un coctel mortífero juntas, como quiera las PM10 en ningún sentido son buenas, dañan de cualquier forma la atmosfera, la contaminan, pero las partículas PM2.5 traspasan el organismo y que son el efecto del black carbon, por la combustión del diesel, esas si son un agente cancerígeno, pero no hay que desestimar las partículas PM10, también son peligrosas, son nocivas" dijo.

La contaminación de materia particulada surge por fenómenos naturales como incendios forestales y emisiones volcánicas y por actividades humanas como la resuspensión del polvo, quema de combustibles en la industria, actividades industriales por empresas metalúrgicas y pedreras, y en menor medida de biomasa.

Cada una de las zonas que conforman el área metropolitana de Nuevo León, se ve mayormente afectada por la actividad de la que es perceptible.