MARCELA PERALES
4 de agosto de 2015 / 08:11 a.m.

Monterrey.- La pirotecnia utilizada la noche del domingo en la inauguración del Nuevo Estadio de los Rayados fue un factor clave para que los animales de La Pastora se estresaran, situación que puede perjudicar en su salud, según consideraron especialistas.

El veterinario Manuel Serna Moya explicó que aunque las especies están acostumbradas a las personas y a ciertos niveles de ruido, las luces y el ruido provocados por los juegos de pirotecnia representan algo fuera de su rutina, lo que los puede estresar y provocar miedo.

Señaló que no todos los animales sufren la misma afectación, ya que a muchos de ellos les ayuda contar con un refugio; por ejemplo, en el caso de los tigres o leones. No obstante, suelen perjudicarse más a las especies que están a la intemperie, como las aves y algunos otros mamíferos.

"Son animales hasta cierto punto domesticados o acostumbrados a las personas, y está la avenida principal, que como quiera hacen ruido los automóviles, los tráileres y los camiones, pero definitivamente el evento de la pirotecnia en la noche sin que los animales estén acostumbrados a ello, debió haberles provocado bastante estrés y miedo.

"Aunque el tipo de explosivos del evento inaugural no serán utilizados en cada partido, el simple ruido de las porras o de la llegada de aficionados y automovilistas irá perjudicando la salud de los animales si no se hace algo al respecto", opinó.

Incluso, Serna Moya consideró que no sólo los animales del zoológico se verán afectados, sino también aquellos que se encuentran en la Exposición Ganadera y a los perros domésticos que vivan por la zona.

"A la hora de las porras, a la hora de los goles sí se van a estresar los animales, definitivamente lo que más les afecta es la pirotecnia, porque están acostumbrados a las personas, al ruido, al tráfico", señaló.

Debido a que no existe un plan de reubicación de La Pastora, el especialista recomendó a los encargados del parque crear refugios para la totalidad de las especies, aunque existen también calmantes o tranquilizantes que pueden evitar el estrés en los animales.