MARCELA PERALES
11 de enero de 2016 / 08:31 a.m.

Monterrey.- Hace ocho años una pareja, habitante de Nuevo León, contrajo nupcias y fue hasta tres años después cuando decidió agrandar la familia.

El matrimonio, de quien se pidió el anonimato, explicó que en los primeros meses de gestación, el médico les informó que tendrían un varón, por lo cual realizaron los preparativos conforme al protocolo de la llegada de un hombre.

Al nacer, su primogénito, presentaba un buen estado de salud y sin diagnósticos atípicos, sin embargo, al cumplir tres años, el menor comenzó a mostrar un comportamiento variante de género.

"Empezó a buscar ciertos objetos femeninos, ciertas cosas. Empezó a tener una afición por muñecas. Al principio lo notamos y pensamos, quiere llamar la atención", señaló el padre de familia.

El gusto por los objetos femeninos fue incrementando de nivel. Su madre, quien prefirió mantener en el anonimato el nombre de su hijo, explicó que cuando el menor comenzó a hablar, sus peticiones también estaban enfocadas a objetos, juguetes y ropa de niña.

"Él empezó, yo me acuerdo, con los shampoos de princesa que venden en los supermercados, él empezó a querer tener uno de ellos.

"Empezó con eso y luego empezó con ciertas muñecas y luego con las princesas, y hasta ahorita que su fascinación son las princesas. Él puede jugar con todo, pero si le dices ¿qué prefieres?, él prefiere jugar con una princesa que con un superhéroe", explicó la madre.

En un principio, los padres le apostaban a una etapa o fase de su hijo, por lo que decidieron quitarle todos los objetos con los que según el protocolo de un hombre, no debería preferir.

Sin embargo, el menor comenzó a mostrar una depresión severa, que orilló a sus padres a buscar ayuda.

Después de visitar a diferentes especialistas, concluyeron en el que el niño presentaba un comportamiento variante de género, tal vez la primer característica de una persona transgénero, es decir, aquella que nace con cierto sexo biológico, pero su identidad de género es completamente distinta.

"Alguien transgénero es alguien que se siente del otro género, actúa como tal y vive como tal. No es que se sienta niño y en algún momento ocurre algo que se va sentir niña, si no desde el principio se construye como niña.

"Generalmente las personas confunden la identidad de género y orientación sexual, la identidad de género es ésta condición interna de sentirme hombre o mujer, esa es la identidad de género y la orientación sexual es hacia quien va mi atracción sexual y afectiva, si me gustan los hombres, si me gustan las mujeres o me gustan ambos", explicó el psicólogo e investigador del Centro de Estudios Universitarios (CEU), Francisco Anguiano Castillo.

El especialista, quien lleva más de una década estudiando el tema de diversidad sexual, señaló que a pesar de las múltiples investigaciones, hasta el momento no existe una teoría confirmada del porqué un menor de edad puede calificarse como transgénero.

Dijo que dentro de las opiniones de psicólogos y psiquiatras, existe una teoría que indica que el transgénero adopta su identidad sin un historial biológico, es decir, conforme a la sociedad o ambiente familiar.

"Ni hay una teoría totalmente cerrada, ni en las personas transgénero ni en las personas cisgénero. Tiene que ver con identificaciones maternas, paternas, algo que ya trae el niño, digamos en su misma constitución no tanto biológica, si no psíquica, siempre pensándolo que no es una enfermedad, es una condición.

"Tanto para personas transgénero y homosexuales siempre existe el, se juntaron con puras niñas, los violaron cuando eran niños, y todo eso, pero son mitos", indicó el especialista.

Dentro del área médica, algunos sexólogos y endocrinólogos señalan que el transgénero es una condición biológica que se forma desde la quinta semana de gestación.

Esto lo explica la sexóloga Karla Urriola, quien también ha investigado el tema y actualmente atiende a menores, adolescentes y adultos transgénero en el Estado.

"Realmente ninguna teoría se ha sustentado al cien por ciento, si hay una con más inclinación hacia la parte biológica, en torno al desarrollo embrionario.

"Esta teoría biológica lo que marca o lo que dice es que en el proceso de la diferenciación sexual, existen a nivel hormonal como a nivel cerebral sustancias que asignan que la persona tenga esta como parte diferenciación anatómicamente como emocionalmente. Hay teorías que hablan desde la quinta semana de gestación", explicó la especialista.

En México no existen estudios suficientes que determinen dicha condición, tampoco se cuenta con estadísticas oficiales del número de casos.

La Asociación Transamor, la única en Nuevo León dedicada al acompañamiento de menores transgénero, estima que existan alrededor de 900 casos en la entidad.

México no tiene estadísticas de niños transgénero, sin embargo, la Asociación Mundial de la Salud Transgénero, estima que hay uno en cada 11 mil 900 hombres y uno entre cada 30 mil 400 mujeres.