1 de marzo de 2014 / 01:27 a.m.

Monterrey.- Las frentes fríos constantes del invierno provocarán un ambiente propicio para los incendios forestales, seguramente mucho antes de que llegue la primavera, por lo que se deben tomar muchas precauciones para evitarlos, sobre todo en las zonas de la entidad donde hubo heladas.

Al entrar en sesión permanente el comité de Contingencias Químicas "Incendios Forestales 2014", el director de Protección Civil del Estado, Jorge Camacho Rincón, hizo el llamado para que se mantenga desde ahora la alerta.

"Es una mezcla, difícil y critica para la presencia y propagación de incendios, que es el 30-30-30", dijo el funcionario.

Explicó que esto implica tener 30 grados de temperatura o mayor, rachas de viento de 30 kilómetros por hora -"rachas, no la constante"- y cuando la humedad relativa está por debajo del 30 por ciento.

"Son la mezcla más peligrosa", dijo Camacho Rincón.

Las sierras en el sur de la entidad son particularmente susceptibles, porque con las heladas, la yerba muere y al secarse, se convierte en yesca, donde el fuego se propaga muy rápido.

Es por eso que se coordinaran los tres niveles de gobierno para vigilar esas zonas y actuar de inmediato, en caso de un siniestro.

Durante la reunión, que encabezó Álvaro Ibarra Hinojosa, secretario de gobierno en el Estado, se acordó implementar  acciones que permitan prevenir, detectar y capacitar a grupos para la atención oportuna de incendios forestales y para la restauración de las zonas afectadas.

"En el país la superficie afectada por incendios forestales fue de 407 mil 306 hectáreas, por ello es imperativo aplicar medidas eficientes y oportunas que nos lleven a la protección efectiva de nuestros bosques a través de acciones específicas que mejoren la prevención, la detención y combate de incendios forestales en nuestra entidad".

Nuevo León cuenta con gran biodiversidad de recursos naturales, por lo que es necesario prevenir para protegerla, dijo.

El año pasado se registraron en la entidad 25 incendios, que afectaron 348 hectáreas, principalmente de matorral bajo, pastizal y lechuguilla.

"En el país la superficie afectada por incendios forestales fue de 407 mil 306 hectáreas, por ello es imperativo aplicar medidas eficientes y oportunas que nos lleven a la protección efectiva de nuestros bosques a través de acciones específicas que mejoren la prevención, la detención y combate de incendios forestales en nuestra entidad", enfatizó Ibarra Hinojosa.

Por su parte, el comandante Jorge Camacho Rincón, director de Protección Civil, destacó que de las hectáreas siniestradas el año pasado, el 54 por ciento se ubicó en el municipio de Santiago y la mayoría fueron provocados por el hombre.

Asimismo, informó que Nuevo León ocupó el segundo lugar a nivel nacional en cuanto a menos superficie afectada por incendios el año pasado.

FRANCISCO ZÚÑIGA