14 de diciembre de 2014 / 01:25 a.m.

Monterrey.- Las lluvias que cayeron a lo largo del año fueron generosas con la entidad, pues de acuerdo al reporte actualizado de la Comisión Nacional del Agua, Nuevo León cerrará este 2014 con buena cantidad de agua en las diferentes presas y garantiza el abasto de agua al menos para el próximo año.

El reporte federal indica que incluso algunos de estos depósitos del vital líquido cuentan con más del 100 por ciento de su capacidad, lo que implica agua suficiente para el suministro por el momento.

De acuerdo a la CNA, la presa El Cuchillo, construida a principios de los años noventas y ubicada en el municipio de China, con una capacidad de almacenamiento de mil 123 mil millones de metros cúbicos, se encuentra a un 113. 20 por ciento de llenado.

Al respecto, la presa Cerro Prieto, construida en Linares en la década de los años ochentas con 300 mil millones de metros cúbicos, tiene actualmente un 107.40 por ciento, mientras que la presa Rodrigo Gómez, "La Boca", ubicada en Santiago, cuenta con una capacidad de 39 mil 490 millones de metros cúbicos y está actualmente a un 92.46 por ciento de su capacidad.

La presa Salinillas, en el municipio de Anáhuac, que tiene una capacidad para 19 mil 011 millones de metros cúbicos, actualmente está a un 53.20 por ciento de su llenado; sin embargo es una presa muy pequeña y abastece a muy pocos ciudadanos.

En los meses de junio, agosto y de septiembre las fuertes lluvias que cayeron en la entidad, hicieron estragos en la zona metropolitana al inundar avenidas, dejar a familias incomunicadas y daños al patrimonio municipal y estatal.

Sin embargo, el aspecto positivo que tuvieron fue que el llenado de presas y mantos acuíferos garantizan abasto de agua para 2015 en Nuevo León.

Prueba de la generosa cantidad de agua que trajeron las lluvias es el río Santa Catarina, que a la fecha está vivo debido a las precipitaciones pluviales de finales de octubre en la Sierra Madre.

Nuevo León es un estado de condiciones semidesérticas que tiene un historial de lluvias -de acuerdo a la CNA- de ocho años positivos en cuanto a precipitaciones pluviales, por ocho años malos, es decir, por ocho años de sequías ligeras o fuertes. 

FOTO: Archivo

RICARDO ALANÍS