SANDRA GONZÁLEZ
14 de junio de 2017 / 08:25 p.m.

MONTERREY.- Casos penales en los que se argumenta el uso desmedido de la fuerza por parte de los policías, que han derivado en la liberación de presuntos delincuentes o sanción de elementos, así como cuestionamientos para las corporaciones policíacas por intervenciones en manifestaciones o trifulcas podrían terminar.

Esto porque los municipios de Monterrey y Guadalupe presentaron el modelo integral que contempla la gradualidad de la fuerza que deben utilizar los policías de acuerdo a la situación en la que se encuentren.

Los niveles van de la presencia policial o disuasión, persuasión verbal, control físico, uso de técnicas defensivas y armas no letales, así como el uso de la fuerza potencialmente letal.

El comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sale, consideró que a nivel nacional deberá aplicarse un modelo similar pues los 150 mil policías municipales que existen en México solo podrán aplicar bien el Nuevo Sistema de Justicia Penal, practicando en la calle.

Los policías actualmente son capacitados bajo un modelo reactivo y no de respeto a derechos humanos, por lo que el modelo presentado les da certeza tanto a los policías como a los presuntos responsables de un acto ilícito, consideraron los alcaldes de Monterrey y Guadalupe, donde aplicará este protocolo.

En la creación del modelo participaron organismos como Ciudadanos en Apoyo a Derechos Humanos y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, entre otros.

Senadores, diputados federales y representantes de organismos estuvieron en la presentación.



dat