14 de abril de 2014 / 09:58 p.m.

  

Monterrey.- Habitantes de la colonia Praderas de San Francisco, en el municipio de Escobedo, se quejaron de la pésima calidad de las instalaciones eléctricas en sus viviendas y de las variaciones de voltaje.

Esa situación les ha acarreado una serie de problemas, pues han tenido que cambiar, por su cuenta, el cableado domiciliario, además de que a varios se les han dañado diversos aparatos.

Los ciudadanos señalan como responsable a la constructora Ruba, que les entregó los inmuebles hace aproximadamente un año y ahora no quiere hacerse cargo de los gastos por medio de la garantía.

"Ella (mi hermana) empezó a percibir el olor a quemado durante una semana y de repente mi cuñado fue a checar la caja de ahí y le explotó. Fue y le dijo a Ruba, y Ruba vino a checarle", recalcó un afcetado.

Según Jennifer Herrera Luna, quien radica en la calle San Teodoro, les informaron que la constructora no les podía cambiar nada, que por (haber instalado) los protectores.

La familia de Herrera Luna se vio en la necesidad de efectuar un gasto importante y cambiar totalmente el cable de la casa, luego de que la compañía que edificó y vendió las casas no se hizo responsable.

"Ella tuvo que meter todo el cableado y los mismos de la luz (CFE) le dijeron que ese cable que metió Ruba es el cable más corriente que hay", agregó.

Por su parte, la señora Johana Pérez, cuyo domicilio se ubica en la calle San Antonio, se quejó de las variaciones de voltaje y la insuficiencia de la electricidad para alimentar dos o tres aparatos básicos al mismo tiempo.

"A nosotros también se nos bajó como cinco o seis veces la palanca por el lado de adentro y se oía un ruidito bien curioso. De repente cuando salimos a ver y se estaba achicharrando adentro", aseveró.

Hasta ahora la constructora Ruba no ha atendido a los vecinos afectados, argumentando que los clientes pierden la garantía al realizar modificaciones a las viviendas.

"Dijeron que si algo le llegaba a pasar a nuestra casa ellos no podían responder porque nosotros ya estábamos escarbando para hacer un cuarto atrás. Dijeron que ellos ya no se responsabilizaban porque la casa perdía su garantía", concluyó Johana Pérez.

Esta problemática ya cansó a los vecinos del segundo sector de Praderas de San Francisco, quienes tampoco han sido escuchados, representados o, cuando menos, orientados por la autoridad municipal.

La mañana del pasado sábado 12 de abril se registró un incendio en esa colonia, que colinda con la carretera a Las Pedreras, donde una familia perdió su patrimonio a causa del siniestro, que se sospecha ocurrió debido a un corto circuito.

Agustín Martínez