26 de febrero de 2014 / 10:27 p.m.

Monterrey.- Las alcaldías de ocho municipios de Nuevo León gobernados por el PRI firmaron un manifiesto en el que criticaron la "descomposición y la pérdida de rumbo" del Partido Acción Nacional, tras la renuncia de Fernando Elizondo Barragán.

Mediante un comunicado leído por el alcalde de Guadalupe, César Garza Villarreal, aseguraron estar comprometidos a esforzarse por la comunidad, evitando la confrontación, además de que conminaron a los demás ediles a hacer a un lado la contienda político-partidista.

Los funcionarios consideraron que la salida del exgobernador Elizondo representa un duro golpe para el PAN, que demuestra los problemas que atraviesa ese organismo político.

"Es la punta del iceberg que demuestra el grado de descomposición y de pérdida de rumbo, de extravío que este instituto político padece en nuestro estado", aseveró Garza Villarreal.

Los alcaldes priistas manifestaron que, mediante las disputas y diferencias internas, el Partido Acción Nacional se está adelantando de alguna manera a los tiempos electorales.

"Proponiendo siempre la confrontación en sus argumentos y evitando que se den los necesarios escenarios de coordinación para poder darles mejor resultados a los ciudadanos", explicó.

De esa forma, los alcaldes precisaron tres puntos en el manifiesto, expresando que trabajarán en la agenda pública del Gobernador y del Presidente de México.

Afirmaron que evitarán la confrontación y la discusión política estéril, pues los ciudadanos desean más trabajo y menos política de los funcionarios.

"Conminamos a los demás presidentes municipales a mantener prudencia y a hacer a un lado la contienda político-partidista, en aras de una relación gubernamental más productiva para todos", reiteró César Garza.

En la firma del acuerdo estuvieron además los alcaldes de García, Cadereyta, Allende, Montemorelos y Zuazua, así como los secretarios de Ayuntamiento de Apodaca y Escobedo.

AGUSTÍN MARTÍNEZ